El cubano Iván Cambar arrasó con la competencia y ganó el martes la medalla de oro en la división de 77 kilogramos de hombres en el levantamiento de pesas de los Juegos Panamericanos.

Cambar sumó 150 kilos en el arranque y 188 en el envión, para un total de 338.

El ecuatoriano Ricardo Flores tuvo un total de 329 (148 y 181) para quedarse con la medalla de plata, y el estadounidense Chad Vaughn levantó 326 (147 y 179) para llevarse el bronce.

Cambar es el dueño del récord panamericano en arranque, con 156 kilos, y era el gran favorito para repetir el oro que conquistó en Río de Janeiro 2007.

"El pueblo de Cuba estaba esperando esta medalla y yo le había prometido que la iba a ganar de nuevo. Ahora volví a tener el éxito a pesar de que tuve una operación y llevo entrenando apenas seis meses", dijo el cubano, quien fue operado del codo derecho en diciembre.

El venezolano José Ocando no terminó por lesión y fue último.

Cambar dominó la competencia desde la prueba de arranque en la que inició con 146 kilogramos y lo consiguió cuando quedaban 14 segundos en el reloj. Luego fue por 150 buscando apoderarse de la primera posición y lo consiguió sin muchos apuros.

Cambar intentó 153 en su tercer intento, tres kilos menos que el récord de la justa continental que le pertenece, pero no pudo controlar el peso y erró.

Para el envión, Cambar superó intentos de 182, 186 y cerró con 188, pero tuvo que esperar un último intento de 190 de Vaughn, quien no lo consiguió y se quedó con el bronce.

"Iván es un gran competidor y estoy honrado de estar compitiendo con él y de darle pelea, somos buenos amigos y nos conocemos desde hace mucho tiempo", dijo Vaughn.

Flores logró 181 en su primer intento, luego falló con 185 y 188, pero su buen desempeño en el arranque le valió para colgarse la plata.

"Fue una competencia de gran nivel y meterse en la pelea es bueno. Dimos lo mejor y aunque trabajamos por el oro, la plata era la que me merecía y la cargo en el cuello con orgullo", afirmó Flores.