Documentos difundidos por el gobierno nacional indican que no se construyó un centro deportivo en el estado de Sao Paulo en el que se invirtieron 800.000 dólares.

La revelación parece ser una nueva evidencia de irregularidades en el Ministerio de Deporte, cuyo titular, Orlando Silva, enfrenta denuncias de corrupción que podrían costarle el puesto y afectar la organización de la Copa Mundial de fútbol del 2014, a jugarse en Brasil.

Un comunicado de prensa del ministerio indica que Silva aprobó el proyecto del centro deportivo en el 2006. La página de transparencia del gobierno nacional, en tanto, revela que se entregaron 800.000 dólares a la municipalidad de Campos do Jordao, en el estado de Sao Paulo, en diciembre del 2006. Pero no se ha hecho nada.

En una carta dirigida a correligionarios del Partido Comunista de Brasil, Silva usa una cita del poeta chileno Pablo Neruda y dice que se siente "indestructible".

Entre tanto, el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) anunció la apertura de una investigación para determinar si hubo actos ilícitos en las denuncias que pesan contra el ministro.

La jueza Carmen Lucia Antunes Rocha mandó recopilar información del propio ministerio, el Superior Tribunal de Justicia (corte de apelaciones) y los órganos de fiscalización Tribunal de Cuentas de la Unión y Contraloría General de la República sobre las irregularidades en los proyectos desarrollados por la cartera de Deporte.

La oficina de prensa del STF indicó que la investigación fue abierta a pedido del procurador general de la república (fiscal general), Roberto Gurgel, quien deberá determinar si hay indicios de ilegalidades cometidos por el ministro Silva u otros funcionarios del Ministerio de Deporte.