El número de estudiantes que asisten a escuelas secundarias en el mundo se ha incrementado de manera espectacular, y los gobiernos tienen dificultades para atender la demanda, en especial en el Africa al sur del Sahara, de acuerdo con un nuevo reporte de la ONU difundido el martes.

El número de estudiantes inscritos en escuelas secundarias aumentó de 196 millones en 1970 a 531 millones en el 2009, de acuerdo con el reporte Education Digest 2011 (Compendio de Educación 2011) publicado por la UNESCO.

La población mundial era de 3.700 millones en 1970; en la actualidad ronda los 7.000 millones.

Debido a que más y más niños completan la escuela primaria, existe una mayor demanda de educación secundaria.

En 1970 la inscripción global en las secundarias representaba casi 43% de la población en edad escolar y para 2009 esa cifra había crecido a 68%, pero el reporte señaló que la situación varía considerablemente a lo largo y dentro de la región.

La directora general de la UNESCO Irina Bokova dijo en un comunicado que se requiere "una vasta expansión de la educación secundaria".

De acuerdo con el reporte, entre 1999 y 2009 en el Africa al sur del Sahara fue el mayor incremento de cualquier región en las inscripciones con un aumento de 28 a 43% para la educación secundaria en los grados que siguen inmediatamente a la primaria, y de 20 a 27% para la escuela preparatoria.

Pero a pesar de este progreso, el reporte señala que la región todavía tiene el más bajo nivel de participación en educación secundaria, con lugares sólo para 36% de los niños en edad de inscribirse. También tiene las más severas disparidades de género, con los niños superando significativamente en número a las niñas en las escuelas secundarias, según el informe.

También se han efectuado mejoras importantes en el mundo árabe, donde la inscripción a este nivel escolar se incrementó de 4 millones de estudiantes a casi 30 millones entre 1970 y 2009.

Durante ese periodo, la región atestiguó un "destacado aumento" en la educación secundaria, de 22% a 68% de la población objetivo, concluye el informe.