La OTAN expresó hoy su confianza en que Libia se convierta en un Estado democrático tras la muerte del dictador Muamar el Gadafi, que gobernó con mano de hierro ese país norteafricano durante 42 años.

"Las autoridades provisionales nos han prometido a nosotros y a la comunidad internacional que el proceso político respetará las leyes internacionales y los derechos humanos", afirmó James Appathurai, representante de la OTAN para el Cáucaso y Asia Central.

Appathurai subrayó que "cada país tiene derecho a forjar su sistema político de manera democrática, con sus propias leyes, sus valores culturales y nosotros respetamos ese derecho", según las agencias rusas.

"Pero los principios de los derechos humanos mundialmente aceptados son muy importantes para nosotros y nosotros recordamos continuamente a nuestros amigos, incluidos los libios, sobre la necesidad de que los respeten", añadió.

El diplomático aliado destacó la importancia de que las elecciones que se celebren próximamente en Libia respeten los estándares internacionales.

Esta semana el presidente del Consejo Nacional de Transición libio (CNT), Mustafa Abdulyalil, anunció que la "sharia" (ley islámica) será "la fuente del derecho", y que cualquier ley que contradiga los principios del islam es nula a todos los efectos.

Esta afirmación causó inquietud a las cancillerías occidentales, que llamaron a las autoridades libias a regirse por los valores democráticos.