Las autoridades mexicanas iniciaron preparativos ante la inminente llegada de Rina, un huracán que el martes era de categoría 2 y se dirigía al balneario turístico de Cancún y que ya obligó a modificarlos itinerarios de varios cruceros en el Caribe.

El huracán Rina soplaba el martes con vientos sostenidos de hasta 165 kilómetros por hora, informó el Centro Nacional de Huracanes de Miami. El organismo pronosticó que se fortalecerá en las siguientes horas.

El centro del huracán se localizaba después del mediodía del martes a unos 465 kilómetros (unas 290 millas) al sureste de las ruinas mayas de Tulum, en la costa del estado de Quintana Roo y se movía hacia el oeste-noroeste a unos seis kilómetros por hora, según un reporte del organismo estadounidense.

Si sube a categoría tres hacia la noche del martes, como los especialistas predijeron, Rina tendría vientos sostenidos de 185 kilómetros por hora.

En la zona de hoteles de Cancún, varias camionetas retiraban botes y motos acuáticas de las marinas, mientras trabajadores de diversas tiendas comenzaban a cubrir con tablas las ventanas.

El director de Turismo de Cancún, Máximo García, dijo que el balneario tenía registrados cerca de 22.000 turistas o un 50% de la ocupación hotelera.

Vance Gulliksen, vocero de la compañía Carnival, informó que al menos ocho de sus cruceros cambiaron los itinerarios para alejarse del trayecto de Rina.

Además, tres cruceros de la línea Norwegian y unos de Royal Caribbean cancelaron sus arribos previstos para el viernes, dijo Hiram Toledo, gerente de la administración portuaria en el estado de Quintana Roo, donde se localiza Cancún.

Las autoridades mexicanas comenzaron a establecer más de 1.100 albergues en Quintana Roo, los cuales tendrían capacidad para recibir a cerca de 200.000 personas, según reportes oficiales.

La ruta prevista de Rina apuntaba inicialmente hacia la isla de Cozumel, una zona popular para bucear y también punto de arribo de cruceros. Después seguiría su camino hacia Cancún.

El área fue dañada en 2005 por el huracán Wilma, que se llevó buena parte de las famosas playas de arena blanca de Cancún.

Algunos hoteles en Cozumel comenzaron a advertir a los turistas sobre la trayectoria de Rina y los posibles daños que podría causar.

Los pronósticos señalan que Rina tocaría Cozumel hacia el jueves y luego se dirigiría hacia el balneario de Cancún, para posteriormente desviarse hacia Cuba.

Michael Brennan, un especialista del Centro Nacional de Huracanes de Miami, dijo que Rina también podría desviarse hacia Florida.

México emitió una alerta de huracán para la costa este de la Península de Yucatán, incluidos los destinos turísticos de Cancún y Cozumel.

Las lluvias previstas mantenían en alerta a las autoridades del estado de Tabasco, en el Golfo de México, donde cerca de 300.000 personas se encuentran afectadas por inundaciones después de ocho días de intensas precipitaciones.

En Centroamérica, por donde Rina pasó la tarde del lunes, un barco pesquero rescató a las 29 personas que viajaban en una lancha rápida que había desaparecido el domingo. Las personas estaban siendo evacuadas de una isla de Nicaragua.

___

Contribuyeron con esta nota las periodistas de The Associated Press Adriana Gómez Licón y Olga R. Rodríguez en ciudad de México.