La canciller alemana, Angela Merkel, obtuvo el miércoles el respaldo del Parlamento para ampliar el fondo de rescate de la eurozona e indicó que los inversionistas privados, como los bancos, deberían aceptar una pérdida de por lo menos el 50% en sus portafolios de bonos soberanos griegos.

Tras la votación del Parlamento, de 503-89 y cuatro abstenciones, la líder de la economía más grande de Europa acudió a una reunión cimera en Bruselas que busca contener la crisis de la deuda soberana de la eurozona, pero impera la duda de si los líderes europeos podrán forjar un compromiso con ese fin.

"El mundo contempla a Europa y Alemania, mira si estamos dispuestos y podemos, en la peor crisis de Europa desde la II Guerra Mundial, aceptar nuestra responsabilidad", dijo Merkel al Parlamento antes de la votación.

La eurozona rescató ya de la quiebra a Grecia, Portugal e Irlanda pero teme no poder hacer lo mismo con Italia y España, en caso de que fuese necesario. Además, el primer rescate de Grecia fue insuficiente y el país necesita ahora otro.

Los funcionarios europeos elaboran simultáneamente varios planes: para solucionar la deuda griega, recapitalizar los bancos del Viejo Continente, asegurarse de que otras naciones de la eurozona no necesiten un rescate financiero y reforzar con más poderes y dinero el fondo de rescate europeo.

"Debemos adoptar hoy decisiones importantes", dijo el primer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, que preside la reunión de ministros de hacienda de la eurozona. "Empero, probablemente no podremos concretar todos los pequeños detalles", agregó.

Una cuestión clave en Bruselas será la renegociación de un acuerdo hecho en julio, bajo el cual los tenedores privados de bonos griegos accedieron a asumir pérdidas de 21%. Ese porcentaje es visto ahora por los gobiernos de la UE como demasiado pequeño.

Merkel aclaró que el propósito de la cumbre europea del miércoles debe ser encontrar una solución que permita a Grecia reducir su deuda total al 120% del Producto Interno Bruto para 2020. La deuda helena superará el próximo año el 180% del PIB.

Entretanto, un grupo global de cabildeo bancario que negocia en nombre de los inversionistas privados dijo haber formulado una nueva oferta "importante" a los gobiernos europeos sobre cómo reducir la deuda soberana griega.

Los gobiernos de la eurozona intentan convencer a los inversionistas privados — mayormente los bancos — que acepten una pérdida mayor que la acordada en julio en sus carteras de bonos soberanos griegos. Merkel dijo el miércoles que debería aceptar una pérdida de por lo menos el 50% — otros apuntan a un 60% — frente al 21% acordado en julio.

Un vocero del Instituto de Finanzas Internacionales dijo que fue formulada el martes "una nueva oferta importante". El vocero Frank Vogl no dio más detalles.

Los funcionarios europeos dijeron que las negociaciones con el sector privado siguen su curso.

___

La periodista de The Associated Press Gabriele Steinhauser en Bruselas contribuyó a este despacho.