Theo Epstein sabía que era tiempo de pasar a lo siguiente, incluso si eso significaba dejar el equipo que amaba, y luego de casi una década como gerente general en Boston donde ganó dos series mundiales, decidió que cambiar sería algo bueno.

"Diez años después, no importa qué tan apasionado seas, uno ve los mismos problemas día tras día y uno está junto a la misma gente día tras día", dijo Epstein. "Uno ve las mismas cosas día tras día durante 10 años y tarde o temprano uno se beneficiaría de ver diferentes cosas y enfrentar problemas nuevos".

Pues muchos nuevos problemas hay en Chicago.

Epstein fue presentado el martes como el nuevo presidente de operaciones deportivas de los Cachorros al pasar de un equipo que terminó su sequía de títulos con él a la cabeza a otro que desesperadamente busca un título luego de más de un siglo de frustraciones.

"Creo que es un reto igual de grande", dijo Epstein al incorporarse a los Cachorros.

Hay mucho por hacer, desde construir un sistema fuerte de ligas menores y agudizar la búsqueda de jugadores para poner un sistema de evaluación que esté a la vanguardia. Todo, mientras se intenta ganar con movimientos sensatos.

"No usé la palabra reconstrucción y no la usaría. Creo que es sólo una palabra de moda en el béisbol que confunde a la gente", dijo Epstein.

"La mejor manera en que lo puedo describir es que hay frentes paralelos — el trabajo de construir la búsqueda (de jugadores) y la fundación para el desarrollo de peloteros que servirá al largo plazo y tratar cada oportunidad de ganar como algo sagrado".

Epstein, de 37 años, dejó a los Medias Rojas con un año aún pendiente en su contrato como gerente general. Los equipos hicieron el anuncio la noche del viernes, pero dejaron la conferencia de prensa para el martes, un día de viaje en la Serie Mundial.

Epstein consiguió un contrato de cinco años con valor de 18,5 millones, según informes de prensa. Aunque todavía se debe determinar la compensación de los Cachorros a los Medias Rojas por sacar a Epstein antes de concluir el contrato.

Eso hizo que la atención estuviera totalmente centrada en Epstein en su primera rueda de prensa en el nuevo cargo, con casi 100 miembros de los medios de comunicación, mientras pendía un mensaje de bienvenida de los Cachorros en el famoso Wrigley Field.

Los Cachorros no han ganado una Serie Mundial desde 1908 y una de las primeras decisiones de Epstein será definir el futuro del piloto Mike Quade, que aún le queda un año en el contrato de dos años que tiene. Chicago quedó 71-91 la temporada pasada y el equipo que Epstein hereda no tiene el talento, ni de cerca, del equipo que recibió con los Medias Rojas en el 2002.

Varios reportes dicen que los Cachorros no han terminado de contratar ejecutivos de otros equipos y que el gerente general de San Diego Jed Hoyer y el subgerente de los Padres Jason McLeod podrían reunirse de nuevo con Epstein en Chicago. Los tres trabajaron en Boston y Hoyer podría ser el nuevo gerente general de los Cachorros.

Epstein no hizo comentarios directos sobre Hoyer, pero dijo que si los Cachorros traen a un nuevo gerente general, será por su talento.