El Gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, emprendió hoy la revisión final por regiones de las condiciones de seguridad para las elecciones locales y regionales del domingo próximo.

La tarea fue asumida por los ministros del Interior, Germán Vargas Lleras, y de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quienes iniciaron su expedición este martes en Montería, la capital del departamento de Córdoba (noroeste).

El exsenador y excandidato presidencial Vargas Lleras dijo en unas declaraciones divulgadas por su despacho que se trata de una gira que tendrá alcance sobre casi todo el país con el objetivo de "ultimar los detalles" para los comicios del próximo día 30.

La meta es que la de este domingo "sea una jornada ejemplar", agregó el titular del Interior tras asegurar que el Ejecutivo definió un plan de actividades sin antecedentes para "contrarrestar la acción de los violentos y los delitos electorales".

El ministro explicó que en cada parada de la gira, que se extenderá hasta el sábado próximo, él y su colega de Defensa encabezarán reuniones con los comités de seguimiento electoral, conformados por representantes de distintos entes y organismos de seguridad.

Son encuentros para "hacer la revisión final en cada lugar y constatar que no haya inconvenientes, que si los hay se puedan superar en esta semana y que el próximo domingo hagamos de las elecciones un certamen ejemplar para el país", expresó el ministro en declaraciones a Caracol Radio antes de viajar a Montería.

Vargas Lleras dio por descontada la realización de los comicios en todo el territorio nacional, a pesar de acciones como la explosión de una bomba que hoy causó la muerte de dos policías en Bogotá y alertas sobre corrupción con el uso indebido de recursos para comunidades afectadas por la temporada de lluvias.

Unos 30,78 millones de colombianos podrán ir a las urnas en esta jornada para elegir alcaldes y concejales de 1.102 municipios y gobernadores y diputados (legisladores regionales) en 32 departamentos, lo mismo que ediles en las grandes capitales.

En todos ellos "está garantizada la elección", sostuvo Vargas Lleras.

Más de 360.000 militares y policías fueron movilizados para el plan de seguridad de estos comicios, en cuya campaña previa han sido asesinados 41 candidatos, según los registros de la Misión de Observación Electoral (MOE, privada).