El beneficio atribuido de la petrolera BP subió un 174 por ciento en el tercer trimestre del año frente al mismo periodo del año anterior, cuando el vertido en el Golfo de México tuvo un duro impacto en los resultados de la empresa.

En un comunicado remitido hoy a la Bolsa de Valores de Londres, BP informó de que su beneficio atribuido para el tercer trimestre de 2011 fue de 4.907 millones de dólares (unos 3.527 millones de euros) frente a los 1.785 millones de dólares (unos 1.283 millones de euros) en el mismo trimestre de 2010.

El consejero delegado de BP, Bod Dudley, señaló hoy que este es un "momento crucial" para la empresa tras la crisis por la que atravesó el año pasado por el vertido, en abril de 2010, en el Golfo de México tras una explosión en una de sus plataformas.

Según la petrolera, que publica sus resultados en dólares porque esta es la divisa en que cotiza el crudo, el beneficio antes de impuestos para el trimestre -julio a septiembre- fue de 7.588 millones de dólares (unos 5.455 millones de euros), un alza del 296 por ciento frente al mismo periodo de 2010, cuando su beneficio fue de 1.916 millones de dólares (unos 1.377 millones de euros).

Los ingresos de la petrolera totalizaron en el trimestre los 97.596 millones de dólares (unos 70.161 millones de euros), frente a los 74.652 millones de dólares (unos 53.667 millones de euros).

La deuda neta para el trimestre se situó en 25.800 millones de dólares (unos 18.547 millones de euros).

La compañía también informó de que la producción petrolera en el trimestre descendió un 12 por ciento debido a la suspensión de la producción en el Golfo de México.

Según la nota, BP quiere cumplir con sus responsabilidades y recuperar la confianza en la empresa tras el vertido del año pasado, que supuso un duro impacto para su reputación.

Entre otras cosas, BP subrayó que espera mejorar los ingresos, lo que le permitirá a la empresa pagar mayores dividendos a los accionistas e iniciar un programa de recompra de acciones.