Dos artificieros de la Policía Nacional de Colombia murieron hoy cuando desactivaban una bomba a las afueras de un centro de atención a la comunidad en el sur de Bogotá, informaron las autoridades locales.

Otro policía resultó herido en la explosión del artefacto, dijo a la prensa el general Francisco Patiño, comandante de la Policía Metropolitana de la capital colombiana.

El oficial explicó que el artefacto fue dejado en un recipiente para basuras a las afueras de un centro de la red de la Secretaría de Integración Social de la alcaldía bogotana.

La bomba estaba compuesta por unos 400 gramos de pentonita, agregó Patiño, y apuntó que fue activada, al parecer, "por radiofrecuencia cuando los policías estaban realizando el procedimiento" de desactivación.

Un trabajador del servicio de recolección de basuras alertó sobre el artefacto en una llamada a la línea de emergencias de la ciudad, según dijo Patiño, que coincidió en el lugar de los hechos con la alcaldesa interina de Bogotá, Clara López.

La alcaldesa aseguró a la prensa que los responsables, cuya identidad no ha sido establecida, "buscaron hacerle daño a la Policía y perturbar las elecciones".

El país celebrará el domingo próximo unos comicios en los que serán elegidos alcaldes y concejales en 1.102 municipios, y gobernadores y diputados (legisladores regionales) en 32 departamentos, así como ediles en los grandes centros urbanos.

En un informe divulgado el lunes, la Misión de Observación Electoral (MOE, privado) informó de que, hasta ahora, 41 candidatos han sido asesinados.