El ministro chileno de Defensa, Andrés Allamand, visitó Brasil el martes para conocer el proyecto de vigilancia fronteriza adoptado para combatir el crimen organizado en las regiones limítrofes.

Allamand se reunió con su colega brasileño, Celso Amorim, quien le expuso los pormenores del programa de vigilancia en las regiones de frontera, y posteriormente se trasladó a la ciudad amazónica de Manaus para observar un sistema de radares para controlar el bosque húmedo de la Amazonia.

Brasil lanzó en junio un plan para reforzar la seguridad en sus 16.000 kilómetros de fronteras terrestres, en acciones que incluyen tareas coordinadas entre las fuerzas armadas y las policías, así como intercambio de información y operaciones conjuntas con los países vecinos.

Un portavoz del ministerio brasileño de Defensa, quien no se identificó por política de la institución, indicó que Allamand se interesó por la propuesta brasileña, incluyendo el uso de vehículos aéreos no tripulados (VANT), de fabricación israelí, utilizados para sobrevolar áreas de riesgo en operación contra el narcotráfico.

El plan brasileño apunta a combatir el tráfico de drogas, armas y personas que ocurren en la extensa frontera del gigante suramericano.

El portavoz indicó que los dos ministros comentaron sobre la presencia de sus tropas en Haití como parte de la misión de paz de la ONU y discutieron la estrategia nacional de defensa lanzada por Brasil en 2008.