La vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe Pamela Cox dijo el martes que el crédito de hasta 3.000 millones de dólares ofrecido al gobierno peruano para apoyar su agenda social es un voto de confianza en la solidez y fortaleza de la economía y en la estabilidad de los indicadores macroeconómicos de Perú.

"Nosotros trabajamos con los gobiernos sin importar si están a la izquierda o a la derecha, no somos una institución política, la cantidad de dinero que prestamos a los países está basada en la estabilidad macroeconómica y la performance... entonces yo creo que éste es un voto de confianza en el hecho de que los indicadores macroeconómicos de Perú son muy fuertes", dijo Cox, tras un encuentro con el presidente Ollanta Humala, en una reunión con corresponsales extranjeros.

Agregó que "estamos muy contentos de que el nuevo gobierno continúe poniendo énfasis en asegurar que Perú crezca y que haya estabilidad macroeconómica".

Más temprano, Cox dijo que compartía la preocupación e interés del presidente peruano en dar prioridad a una agenda social que incluya la implementación de programas en beneficio de los más pobres.

La funcionaria detalló que el Banco Mundial tiene actualmente 18 proyectos en Perú por 1.900 millones de dólares en áreas como electrificación rural, agua, salud, y en el sistema de transporte público en Lima.

Humala, un ex militar izquierdista, asumió el gobierno a fines de julio prometiendo no interrumpir el crecimiento que ha experimentado Perú en las últimas dos décadas con base en políticas de libre mercado, pero a la vez trabajar por la inclusión social, para que los beneficios del crecimiento alcancen a todos los peruanos.

Cox dijo que Perú se encontraba entre los países latinoamericanos que despertaban mayor optimismo en términos de crecimiento y señaló que proyectaban que su economía crezca 6% este año, mientras que para la región estimaban una expansión de entre 3,5% y 4%.

En la reunión con Humala también participó quien sucederá a Cox a partir del 1 de enero del próximo año, Hasan Tuluy, y el ministro de Economía peruano Luis Miguel Castilla.

Se informó que Perú y el Banco Mundial iniciarán las discusiones para formular una nueva "estrategia de alianza" para el período 2012-2016, que tendrá como hilo conductor la inclusión social, una de las promesas y principales compromisos del gobierno de Humala, que asumió el poder en julio.

El Banco Mundial dijo que venía proporcionando asistencia a Perú en técnicas para la medición de pobreza y metodología para la evaluación de los resultados de programas contra la pobreza.

El analista económico Pablo Secada comentó que el crédito ofrecido a Perú refleja la confianza del Banco Mundial a las políticas públicas observadas en el país en las últimas décadas.

Entre los programas sociales que prometió implementar Humala se encuentran otorgar una pensión de 250 soles (91 dólares) a los mayores de 65 años en situación de pobreza, incrementar el sueldo mínimo a 750 soles (273 dólares), abrir guarderías infantiles y otorgar becas de estudio a los jóvenes de escasos recursos.