El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, intentará llegar hoy a un acuerdo que le permita llevar a la cumbre europea de mañana un documento que recoja el compromiso de hacer reformas para rebajar el endeudamiento, tras el fracaso del consejo de ministros celebrado ayer,

Berlusconi se reunirá con algunos ministros para intentar redactar este documento y no llegar mañana al Consejo Europeo con las manos vacías, después de que el pasado domingo se pidió a Italia nuevas medidas para rebajar el déficit y la deuda soberana.

El Gobierno no consiguió ayer ponerse de acuerdo sobre la reforma de las pensiones durante la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, debido a que la Liga Norte se opone a aumentar la edad de jubilación.

Al consejo de ministros siguió una cena en la residencia romana de Berlusconi con los ministros de la Liga Norte, Umberto Bossi, Roberto Calderoli y Roberto Maroni y el ministro de Economía, Giulio Tremonti, para continuar las negociaciones, pero tampoco se llegó a una solución.

Según publican hoy varios periódicos, la negativa de los socios de la Liga Norte estarían incluso empujando a Berlusconi a presentar su dimisión y proponer un Gobierno guiado por su brazo derecho Gianni Letta.

En el consejo de ministros se estudió aumentar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años, así como el eventual aumento de los años necesarios para acceder a la jubilación anticipada y una posible venta de patrimonio inmobiliario del Estado.

Medidas que Europa exige a Italia con el fin de recaudar fondos para reducir el endeudamiento, que ronda el 120 % del PIB, es decir, casi 1,9 billones de euros.