Amy Winehouse bebió hasta morir, concluyó la investigación forense sobre el deceso de la cantante, quien apreció muerta con botellas de vodka vacías en su habitación y cantidades letales de alcohol en la sangre.

Winehouse, de 27 años, tenía en su cuerpo más de cinco veces el límite legal de alcohol para conducir en Gran Bretaña.

La forense Suzanne Greenaway emitió el miércoles su veredicto y dijo que la cantante murió a causa de una intoxicación accidental de alcohol cuando volvió a beber tras semanas de abstinencia.

"La consecuencia involuntaria de tales niveles potencialmente fatales (de alcohol) fue su muerte súbita e inesperada", dijo Greenaway.

Winehouse había tenido una batalla muy pública contra el abuso de drogas y alcohol por años, y hubo muchas conjeturas sobre que su muerte pudo ser a causa de una sobredosis de drogas. Pero un patólogo indicó que la pequeña cantidad de medicamentos que le habían recetado para lidiar con los síntomas de su baja en el consumo de alcohol no estuvo relacionada con su muerte.

En cambio, lo que mató a la cantante, famosa por su peinado alto, galardonada con el Grammy por el álbum "Back to Black", fue que volvió a beber en exceso.

Winehouse apareció muerta en su cama el 23 de julio en Londres.

"Hizo un esfuerzo muy grande a lo largo de los años", dijo la doctora Christina Romete, quien había atendido a Winehouse. Pero "ella tenía su propia forma de hacerlo y estaba muy decidida a hacer todo a su manera", agregó.

Winehouse dejó de usar drogas ilegales en 2008, pero había pasado intermitentemente del exceso de alcohol a la abstinencia por un periodo largo, dijo Romete. La cantante había vuelto a beber en los días antes de su muerte después de resistirse al alcohol casi todo julio, dijo.

Romete dijo que le había advertido a la cantante de los peligros del alcoholismo.

"Las advertencias sobre los efectos del alcohol en el sistema, incluyendo la depresión respiratoria y la muerte, problemas con el corazón, problemas de fertilidad y problemas con el hígado, que le di por mucho tiempo a Amy eran verbales y escritos", dijo la doctora.

Winehouse se une a una larga lista de artistas que murieron a causa del alcohol como Billie Holiday, el vocalista de AC/DC Bon Scott, el actor Richard Burton, y los escritores Dylan Thomas y Jack Kerouac.

Los testigos que se presentaron a declarar el miércoles dijeron que la cantante no dio indicios de que quisiera suicidarse y que había dicho que tenía planes para el fin de semana, así como para su próximo cumpleaños, horas antes de que apareciera muerta.

"Tenía ganas de vivir el futuro", dijo Romete quien contó que Winehouse estaba "ligeramente entonada" por el alcohol pero que parecía tranquila cuando se reunieron la noche antes de su muerte. El guardia que vivía con la cantante dijo que esa noche la escuchó riendo, viendo televisión y escuchando música en casa.

El guardia Andrew Morris dijo que sabía que la cantante había vuelto a beber pero que no le pareció que hubiera algo extraño, hasta que se dio cuenta que había dejado de respirar cuando la encontró en su cama la tarde siguiente.

El detective de la policía Les Newman dijo que se hallaron tres botellas vacías de vodka (dos grandes y una pequeña) en su habitación.

El patólogo Suhail Baithun dijo que las muestras de sangre y orina de la cantante indicaban que había consumido una "cantidad muy alta de alcohol" antes de morir. El nivel de alcohol en su sangre era de 416 miligramos por 100 mililitros, dijo Baithun, un nivel de alcohol en la sangre de 0,4%. El límite legal para conducir en Gran Bretaña es de 0,08%.

Los padres de la cantante asistieron a la audiencia pero no hicieron declaraciones a los reporteros. El vocero de la familia Winehouse, Chris Goodman, dijo en un comunicado que era un alivio para la familia "saber finalmente lo que le pasó a Amy".

"La corte escuchó que Amy estaba luchando arduamente para superar su problema de alcohol y para nosotros es motivo de gran dolor que no haya ganado a tiempo", manifestó.

De acuerdo con los médicos la intoxicación grave por alcohol suele ser el resultado de beber en exceso, el cuerpo humano puede procesar sólo una unidad de alcohol, cerca de media copa de vino, por hora. Consumir demasiado alcohol puede causar deshidratación severa, hipotermia, convulsiones, problemas respiratorios y ataques al corazón, entre otras afecciones.

Sin embargo, no hay una dosis mínima para la intoxicación grave por alcohol y esta varia de acuerdo al sexo, la edad y el peso de la persona así como por la velocidad con la que se bebe y otros factores como el uso de otras drogas.

En los últimos años Winehouse, de 1,59 metros de estatura (cinco pies y tres pulgadas) se veía demasiado delgada y débil.

El médico Joseph Feldman, director de los servicios de emergencia en el Centro Médico de la Universidad Hackensack en Nueva Jersey dijo que era probable que Winehouse se hubiera vuelto tolerante a grandes cantidades de alcohol después de beber en exceso por años. También dijo que el sedante que le proporcionaron a Winehouse, Librium, no habría impedido que le dieran convulsiones si dejaba de beber.

"Es más sencillo dejar de consumir heroína que alcohol ... La abstinencia del alcohol puede llevar a ansiedad, temblores y alucinaciones", dijo.

Feldman agregó que estos síntomas hacen que la gente vuelva a tomar.

"Es posible que la hubieran podido salvar de haberla encontrado o atendido antes", dijo. "Gran parte de los tratamientos son de apoyo, como suministro de soluciones intravenosas y vigilar que no inhalen su propio vómito".

El exitoso álbum de Winehouse "Back to Black", lanzado en 2006, fue nombrado recientemente el disco más vendido de Gran Bretaña en lo que va del siglo XXI. El disco soul también le valió cinco premios Grammy.

En junio Winehouse canceló su gira por Europa, la cual marcaría su regreso a los escenarios, después de que fue abucheada por presentarse en un aparente estado de intoxicación en Belgrado, la capital serbia.

___

La periodista de The Associated Press Maria Cheng contribuyó con este despacho.