Los jueces del Tribunal de Milán que se ocupan del caso Mills aceptaron hoy la petición de considerar "legítimo impedimento" por motivos institucionales la ausencia del presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, y aplazaron la vista al próximo 28 de noviembre.

En la audiencia de hoy estaba previsto interrogar por videoconferencia desde Londres al abogado David Mills y Berlusconi había asegurado que quería asistir.

El jefe de Gobierno está acusado de corrupción en acto judicial, ya que la fiscalía considera que pagó a Mills para que mintiese en dos juicios de cuyos cargos finalmente fue absuelto.

Según los abogados, Berlusconi no pudo asistir debido a que esta mañana se reunirá con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, con motivo de las indicaciones que llegaron ayer desde la Unión Europea (UE) para que Italia apruebe nuevas medidas para rebajar el déficit y la deuda soberana.

El fiscal del caso Fabio De Pasquale tampoco se había opuesto hoy a la petición de los abogados de Berlusconi del legítimo impedimento.

En la otra rama del caso, Mills fue condenado en primera y segunda instancia por favorecer a Berlusconi en esos dos procesos, aunque el Tribunal Supremo italiano decretó el 25 de febrero de 2010 la prescripción del delito.