La Procuraduría (Ministerio Público) de Colombia extendió hoy por doce meses la suspensión al alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, por no haber adelantado "ninguna acción" frente a las irregularidades en licitaciones de contratación por las que ya se encuentra en detención preventiva.

El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, consideró ante periodistas que el burgomaestre "no aseguró en debida forma" las obras públicas de asignación de una fase del sistema de transporte colectivo TransMilenio, la reparación de la malla vial y la valorización.

Para Ordóñez, Moreno "no adelantó ninguna acción tendente a evitar, controlar o minimizar las múltiples irregularidades que se presentaron en algunos de los contratos de infraestructura y movilidad más relevantes de la ciudad", por lo que incumplió su deber de alcalde en tres ocasiones.

Según la Procuraduría, esta sanción disciplinaria se aplica desde el 2 de mayo pasado, cuando el mismo organismo le impuso al alcalde una suspensión provisional del cargo, de modo que la medida no se levantará hasta el 3 de mayo de 2012.

Como el mandato de Moreno termina el 31 de diciembre de 2011, el burgomaestre "no podrá cumplir con el tiempo faltante de la suspensión, por ello, este periodo restante fue convertido en salarios de acuerdo al monto de lo devengado como alcalde mayor de Bogotá para el momento de la comisión de la falta", indicó la Procuraduría.

Por este concepto, Moreno deberá pagar 66,8 millones de pesos (35.251 dólares).

Este tribunal disciplinario advirtió de que el alcalde sólo podrá servirse de un recurso de reposición.

El pasado 23 de septiembre, el juez Jorge Polidoro Bernal dictó prisión preventiva por corrupción para Moreno, pues justificó que su influencia como alcalde entre sus funcionarios podría obstruir la justicia.

La medida también prevenía que el mandatario local pudiera abandonar el país, dado que tiene doble nacionalidad por haber nacido en la ciudad estadounidense de Miami el 11 de febrero de 1960.

El alcalde fue retenido desde entonces en el establecimiento de reclusión especial de la Estación de Policía de Carabineros de Bogotá.

La Fiscalía colombiana acusa a Moreno Rojas por interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación a favor de terceros y concusión (cobro de comisiones ilegales), dentro del escándalo conocido como el "carrusel de la contratación", sobre la ejecución de obras públicas en la capital colombiana.

Según el juez, existen pruebas claras que permiten deducir que el alcalde interfirió en la entrega de contratos para un grupo o conglomerado empresarial "ya establecidos por él".

El suspendido alcalde siempre ha defendido su inocencia y ha confiado en que a lo largo del proceso judicial que se sigue en su contra se desestimen los cargos que se le imputan.

Hasta el 31 de diciembre se ocupará de la Alcaldía de Bogotá la burgomaestre encargada Clara López, designada como tal por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, el pasado 8 de junio para reemplazar a Moreno.

Sin embargo, el rumbo de la alcaldía de la capital colombiana se decidirá el próximo domingo, cuando los colombianos elegirán a 1.102 alcaldes, 32 gobernadores, 12.063 representantes en concejos y 418 en asambleas.