Un problema ocular sufrido al chocar con un compañero podría obligar al combativo volante del Milan Gennaro Gattuso a colgar los botines.

Gattuso no juega desde que chocó con su compañero Alessandro Nesta en el arranque del campeonato de Serie A el 9 de agosto. Los especialistas le han dicho que espere entre dos y seis meses más para decidir si se hace operar o no de un problema neurálgico que afecta la visión de su ojo izquierdo.

El mediocampista dice que no puede llevar a sus hijos a la escuela en auto y que ve doble si se saca un par de anteojos gruesos.

"Pero puedo seguir entrenándome regularmente. Estoy trabajando fuerte y eso me ayuda a no entregarme", manifestó el jugador de 33 años. "En estos momentos lo más importante es volver a hacer una vida normal".

"Hace falta algo más que esto para derrotarme", añadió.