Primero fue la soja en 2004 y ahora es el algodón el rubro agrícola que podrá ser cultivado en Paraguay con semillas genéticamente modificadas.

Miguel Noto, portavoz de la Cámara Paraguaya Exportadora de Granos y Oleaginosas (Capeco), informó a la AP que el Ministerio de Agricultura y Ganadería resolvió autorizar a la empresa multinacional Monsanto la utilización de semillas de algodón de la variedad Bollgard, genéticamente modificada, conocida por la categoría Mon531, tras evaluar de manera positiva los posibles riesgos.

Copia del documento oficial señala que "el programa nacional de biotecnología agropecuaria y forestal tiene como fin poner a disposición de todos los sectores de la sociedad los beneficios potenciales de las nuevas biotecnologías, contribuyendo a la seguridad alimentaria de todos los habitantes del país, a mejorar la competitividad de sus producciones y combatir la pobreza rural y urbana".

Héctor Cristaldo, presidente de la patronal Coordinadora Agrícola del Paraguay, dijo en entrevista con AP que el algodón modificado "será cultivado por primera vez en la historia de la agricultura de este país pero es el segundo rubro detrás de la soja que en 2004 recibió autorización".

Agregó que "el algodón paraguayo desapareció hace más de diez años de los campos porque representaba muchos gastos la lucha contra las plagas. Ahora, con esta variedad modificada, resurgirá el rubro porque las semillas están preparadas para matar a la oruga".

Cristaldo agregó que con Mon531 "los agricultores, de todos los sectores, ahorraremos siete fumigaciones". Las semillas serán compradas de Brasil y Argentina.

En tanto, Belarmino Balbuena, uno de los líderes de la Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas (MCNOC), de izquierda, explicó a la AP que "Mon531 será un experimento. Nadie sabe cómo reaccionará ante el tipo de suelo paraguayo. Entonces, estaremos vigilando su cultivo; no queremos que las poblaciones sufran riesgos de contaminación porque igual tendrán que usarse agroquímicos para combatir las malezas".