Ecuador ganó el lunes su primer oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara y lo hizo con su baza más fiable en los últimos años: la pesista María Alexandra Escobar.

Escobar, de 31 años, se colgó su tercer oro panamericano consecutivo tras imponerse en el levantamiento de pesas de hasta 58 kilogramos. Una gesta muy difícil de lograr en la competición continental.

"Es mucho esfuerzo, mucho entrenamiento, mucha entrega", dijo Escobar. "Toda tu juventud la dejas aparte para estar metida en el deporte".

"Pero creo que vale la pena todo el esfuerzo", añadió.

Escobar sumó 99 kilos en arranque y 122 en dos tiempos para un total de 221 kilos. Colombia se quedó con la plata y el bronce en la competencia: Jackelina Heredia fue segunda con 216 kilos levantados y Lina Marcela Rivas, tercera con 215.

La ecuatoriana, consciente del empuje de las rivales colombianas, definió la victoria como un milagro.

"Es la primera medalla para mi país y me siento orgullosa de eso", señaló. "Pero además, yo tengo un hijo y me dice: 'Mamá, tráeme la medalla de oro', así que era un compromiso todavía más grande".

"He cumplido, porque fue un milagro", agregó. "Tuve muchas ganas, mucha entrega".

En noviembre, Escobar disputará en el Mundial de Francia una plaza para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, quizá su última participación en un gran evento internacional.

"Vamos a buscar la clasificación para las olimpíadas", aseguró. "Tenemos que seguir preparando y esperamos quedar en un buen lugar allá".