La Policía Nacional de Ecuador anunció hoy la detención de 22 personas acusadas de tráfico de drogas desde septiembre en Quito y reconoció el aumento de este tipo de delitos en la ciudad.

En total se realizaron ocho operativos en la Mariscal, zona de bares de la capital, en los que se decomisaron 323 gramos de cocaína, equivalente a unas mil dosis, y más de cien kilos de marihuana, informó Fernando Correa, Jefe de Antinarcóticos de la provincia de Pichincha, donde está localizado Quito.

Con las detenciones, Correa señaló que la problemática se "ha neutralizado" por el momento, aunque manifestó que, sin "el apoyo de las autoridades legales" se seguirán cometiendo estos crímenes en el sector.

El jefe policial afirmó que la venta de estupefacientes "va en aumento" en la zona.

"Al ser detenidos con cantidades menores, de 2-3 gramos, no les dan importancia (las autoridades)", dijo a los medios Correa, quien explicó que los detenidos alegan en muchas ocasiones consumo propio, por lo que son puestos en libertad.

Sin embargo, el jefe de Antinarcóticos apuntó que en la Mariscal es muy elevado el microtráfico, entendido en el país como cantidades menores a medio quilo de cualquier sustancia.

En videos grabados por la Policía se aprecia cómo a un presunto traficante "se le acercan entre diez y veinte personas en dos horas para comprar", explicó Correa.

Según el Jefe de Antinarcóticos, la droga aparentemente llega desde Colombia a través de Esmeraldas (en la costa norte de Ecuador), una ruta utilizada ahora por los traficantes tras ser localizadas sus vías de entrada en el país por Tulcán (una localidad fronteriza con Colombia en el norte de Ecuador).

El operativo más importante fue el del llamado "Caso Amazonas", en el que se arrestaron a 9 mujeres, acusadas de "distribuir toda la droga que llegaba al sector", aunque en el momento de la detención se hallaban en posesión de cantidades pequeñas de estupefacientes, informó.

De entre los presuntos traficantes, actualmente en prisión preventiva, 16 son ecuatorianos y 6 son extranjeros (5 colombianos y un cubano).