El presidente Hamid Karzai dijo que si Estados Unidos lanzara un ataque bélico contra Pakistán, su país respaldará al gobierno de Islamabad, provocando un severo reproche de los legisladores afganos que destacaron que los funcionarios afganos de alto rango adoptaban posiciones hipócritas.

Es muy improbable que el escenario que Karzai menciona llegue a presentarse para que constituya una declaración política seria más que un intento de acercamiento con Pakistán, pocos días después que Karzai y la secretaria de Estado estadounidense Hillary Rodham Clinton dijeron que Islamabad debe hacer más para tomar medidas drásticas contra los milicianos que usan su territorio como base para sus ataques contra Afganistán.

"Si se presenta un enfrentamiento entre Pakistán y Estados Unidos, tomaremos el lado de Pakistán", dijo Karzai en una entrevista con GEO, una estación privada de televisión paquistaní que hizo la trasmisión el sábado. "Si Pakistán es atacada y el pueblo de Pakistán necesita la ayuda afgana, Afganistán estará ahí con ustedes.

Karzai agregó que Kabul no permitirá que ninguna nación, inclusive Estados Unidos, dicten su política.

Tanto Washington como Kabul han dicho reiteradamente que Pakistán protege a los grupos milicianos que lanzan ataques contra Afganistán.

Las declaraciones provocaron una serie de críticas en el país el domingo. Los legisladores afganos dijeron que éstas eran particularmente hipócritas al hacerlas pocas semanas después del asesinato del ex presidente afgano Burhanuddin Rabbani por un atacante suicida.

Aunque no se tiene en claro quién fue el autor intelectual de Rabbani, el gobierno afgano dijo que había sido planeado en Quetta, una ciudad de Pakistán, donde el liderazgo talibán tiene su base. Asimismo el ministro del Interior afgano acusó al servicio de inteligencia paquistaní de haber estado involucrado en el asesinato, una acusación que no fue corroborada.

"Pakistán nunca ha sido honesta con Afganistán, y la nación afgana nunca olvidará esas cosas que suceden aquí", a causa de Pakistán destacó el legislador Shah Gul Rezaye, de la provincia de Ghazni, en declaraciones a The Associated Press, refiriéndose al asesinato de Rabbani y otros incidentes de violencia.

"Hacen acuerdos con terroristas, y después con la comunidad internacional... para recibir 1.000 millones de dólares de Estados Unidos bajo el nombre de luchar contra el terrorismo", agregó.

La embajada de Estados Unidos en Kabul dijo que dependía del gobierno afgano explicar las declaraciones de Karzai.

"Esta no es una guerra entre nosotros", dijo el portavoz de la embajada Gavin Sundwall a la AP. "Se trata de un frente conjunto contra una amenaza para nuestros tres países: insurgentes y terroristas que atacan a los afganos, paquistaníes y estadounidenses".

Después de visitar Kabul, Clinton viajó a Pakistán para expresar su duro mensaje de que si Islamabad no deseaba o no podía combatir a al-Qaida y a la red Haqqani vinculada a los talibanes que operaban en su frontera con Afganistán, entonces Estados Unidos les "mostraría" cómo eliminar sus centros de protección.

Aún así sea, agregó, Estados Unidos no tiene intención de emplazar fuerzas estadounidenses en territorio paquistaní, y que la actitud preferida era una reconciliación y la paz, un esfuerzo que necesitab de la cooperación de Islamabad.

Pakistan se ha mostrado renuente a tomar medidas más drásticas contra el grupo Haqqani, alegando que una acción como tal podría convertirse en la chispa que encienda un conflicto mayor de una guerra tribal en la región.

Mientras estudia sus opciones, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha continuado con sus operaciones.

Las fuerzas afganas y de la coalición encabezada por Estados Unidos concluyeron el sábado dos operaciones a fin de detener las operaciones de los insurgentes en Kabul, en las provicncia del sur de la capital afgana y en la frontera oriental adyacente a Pakistán, todos lugares donde la red Haqqani han lanzado ataques.

La OTAN no dio mayores detalles sobre las operaciones, pero el teniente coronel del ejército estadounidense Jimmie Cummings, portavoz de la coalición, dijo el domingto que "un número de insurgentes afiliados a Haqqani además de otros combatientes han sido ya sea detenidos o muertos en el curso de las operaciones".

Durante su visita a Pakistán, Clinton dijo que los combatientes de Haqqani figurban entre los muertos y capturados durante las operaciones.

___

Los periodistas de The Associated Press Amir Shah y Deb Riechmann en Kabul contribuyeron a este despacho.