Las autoridades tunecinas contaban el lunes los votos de las primeras elecciones libres en la historia del país y los primeros indicios apuntaban a que un partido islamista una vez proscrito encabezaba las preferencias en la nación que desató rebeliones populares en el mundo árabe.

Radio Mosaique FM dio a conocer resultados de colegios electorales en todo el país y muchos mostraban una considerable ventaja para el partido islamista moderado Ennahda. Una victoria de Ennahda en una ciudad relativamente secular como la de Túnez pudiera tener implicaciones amplias para partidos religiosos similares en la región.

El jefe de la comisión electoral, Kamel Jendoubi, dijo que los resultados oficiales serán dados a conocer el martes por la tarde.

Los observadores europeos declararon el lunes que las elecciones habían sido unas de las más limpias que hayan visto y llamaron a todos los partidos a aceptar los resultados. Largas colas de votantes el domingo mostraron el deseo de los tunecinos de adoptar los comicios libres luego décadas de dictadura.

"No hay forma de discutir la legitimidad del resultado, no siquiera si es decepcionante", dijo el parlamentario suizo Andreas Gross, jefe de la delegación de observadores del Consejo de Europa.

"Llamamos a los principales líderes políticos a reconocer los resultados y comenzar a trabajar rápidamente en la Asamblea Nacional Constituyente", añadió.

Muchos de los partidos habían acusado a Ennahda de violaciones electorales, desde recomendar a electores cómo votar hasta comprar votos, pero los observadores rechazaron los cargos.

"No vimos evidencia alguna de las acusaciones de compra de votos", dijo el parlamentario italiano Riccardo Migliori. "Ellos no deberían hacer esas acusaciones si no tienen evidencia", agregó.

Túnez fue conocido durante décadas por su gobierno represivo, pero también por sus legislaciones progresistas en materia de derechos de las mujeres y las familias, algo que algunos tunecinos seculares temen que Ennahda eliminará si consigue un número considerable de escaños en la nueva asamblea.

Ennahda dice que considera que el islamismo debe ser punto de referencia para el sistema de leyes del país, pero mantiene que respetará los derechos de las mujeres y la igualdad y que está comprometido a la democracia y a trabajar con otros partidos.