El presidente regional vasco, Patxi López, comenzó hoy una ronda de contactos con los partidos políticos de esta comunidad autónoma española para analizar el escenario abierto después de que ETA anunciara el cese de su actividad violenta y buscar una unidad de acción.

López, del Partido Socialista de Euskadi (PSE), rama regional del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), inició las conversaciones con el presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Iñigo Urkullu, quien abogó por un eventual adelanto de las elecciones regionales, previstas para 2013.

El dirigente nacionalista justificó esta petición en que todas las sensibilidades ideológicas y políticas vascas deben estar en las instituciones, en referencia a la izquierda independentista, que no pudo concurrir a los anteriores comicios, al impedírselo la llamada Ley de Partidos, por sus vinculaciones con ETA.

También habló de la importancia de mantener las políticas institucionales a favor de las víctimas del terrorismo y consideró "urgente" que la izquierda independentista vasca "se comprometa al reconocimiento de las víctimas y del daño causado".

Urkullu propuso la derogación de la Ley de Partidos existente en España desde 2002, que contempla la ilegalización de las formaciones que apoyen o amparen el terrorismo.

Mediante esta ley fue ilegalizada en 2033 Batasuna, considerada por el Tribunal Supremo español el brazo político de ETA, y sus sucesoras en la izquierda independentista vasca.

Además, hablaron de la relevancia de la política penitenciaria aplicada a los presos de ETA.

El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, ya adelantó hoy que no habrá una salida "colectiva" de los presos de ETA y que estos deberán hacer el "recorrido" de forma individual para acogerse a los beneficios penitenciarios.

Entre las formaciones políticas que serán convocadas esta semana está la coalición Bildu, de tendencia independentista.

La izquierda independentista avisó el viernes, un día después del anuncio de la banda terrorista, de que la "decisión histórica" del cese definitivo de la violencia de ETA "no supone el cierre del conflicto político" que consideran que existe en el País Vasco.

Sin embargo, Bildu dijo hoy que decidirá si acude a hablar con el presidente regional vasco cuando reciba la invitación que todavía no le ha llegado, según informaron fuentes de la formación.

España celebrará elecciones generales el próximo 20 de noviembre a las que las fuerzas de la izquierda independentista quieren concurrir dentro de la coalición Amaiur.

Patxi López se reunirá también con sindicatos y organizaciones empresariales y sociales y con las víctimas del terrorismo, además de con los expresidentes del País Vasco para "construir una convivencia asentada sobre valores de libertad y respeto mutuo"

Tras la reunión de hoy con el PNV, el primer partido de la oposición en el País Vasco, López expresó su voluntad de colaborar con el Gobierno español que surja de las elecciones en la resolución de los "problemas que el terrorismo ha generado".

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ensalzó la decisión de Patxi López de emprender contactos con los partidos políticos para lograr una "sociedad reconciliada".

El reconocimiento del otro y la necesidad de que los proyectos políticos se adecúen al "orden democrático" son las vías para conseguir incorporar a esta dinámica a "gente que ha estado en la violencia y todavía no ha aprendido" estas reglas democráticas, añadió el representante del Gobierno.

Por su parte, el presidente del Partido Popular (PP, centroderecha), Mariano Rajoy, a quien las encuestas auguran una amplia victoria en las elecciones del 20 de noviembre, negó que tenga una "hoja de ruta" sobre el futuro de ETA o haya hablado con el actual Gobierno de la estrategia a seguir si gana los comicios.

El dirigente 'popular' dijo, en una entrevista con la cadena de radio "Cope", que con la organización terrorista "no hay nada que negociar".

Su principal contrincante en los comicios, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba dijo que le da "absolutamente igual" si el comunicado de ETA tiene beneficios electorales y apuntó que esto es "lo último" en lo que ha pensado.

En una entrevista en Televisión Española (TVE), Rubalcaba reconoció que "hay que hacer cosas", pero no quiso entrar en el asunto de acercamiento de presos y opinó que "lo razonable" es esperar a las elecciones y después "ver, entre los partidos políticos, que hay que hacer".