Rosen Plevneliev, candidato del gubernamental y conservador GERB, ganó el domingo la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Bulgaria con el 39,67 por ciento de los sufragios, según los primeros escrutinios de la Comisión electoral central (CIK).

Con el 57,32 por ciento de las papeletas ya contabilizadas, el hasta ahora ministro de Desarrollo tiene una amplia ventaja sobre su rival socialista, Ivailo Kalfin, que ha logrado el 29,75 por ciento de los apoyos electorales.

Los dos candidatos tendrán que medirse de nuevo el próximo domingo, día 30, en una segunda y definitiva vuelta, ya que ninguno de ellos ha logrado la mayoría suficiente.

Las principales formaciones habían planteado estas elecciones, las primeras presidenciales desde que el país entró en la Unión Europea (UE), en 2007, más como un test de la popularidad del Ejecutivo que como un debate sobre el jefe del Estado, un puesto eminentemente representativo y con limitadas funciones ejecutivas.

Las elecciones presidenciales coincidieron con las municipales, en las que los ciudadanos tenían que designar a 1.927 alcaldes y miembros de los consejos locales.

El gobernante GERB ha conservado la alcaldía de Sofía, al lograr su candidata, Iordanka Fandakova, el 51,9 por ciento de los votos, según estimaciones no oficiales.