Estados Unidos retiró a su embajador en Siria por razones de seguridad y culpó de las amenazas contra el diplomático al gobierno del presidente Bashar Assad, que rápidamente llamó también a su enviado en Washington.

El embajador Robert Ford regresó este fin de semana a la capital estadounidense debido a "amenazas creíbles contra su seguridad personal", dijo el lunes el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

El embajador había sido blanco de diversos incidentes de intimidación de parte de sicarios gubernamentales. Suscitó la ira de las autoridades de Siria por su defensa firme de las protestas pacíficas y severas críticas a la represión del gobierno, en la que han perecido casi 3.000 personas.

"Esperamos que el régimen sirio ponga fin a su campaña de incitación contra el embajador Ford", dijo Toner. "En este momento no podemos decir cuándo volverá a Siria".

Toner dijo que las amenazas estaban dirigidas específicamente a Ford. Su regreso depende de una "evaluación estadounidense de las incitaciones que ha propiciado el régimen y la situación de seguridad en el terreno", dijo.

Precisó que la embajada estadounidense en Damasco permanecerá abierta.

En una respuesta inmediata, el embajador sirio Imad Mustapha partió rápidamente de Estados Unidos el lunes, dijo Roua Shurbaji, vocera de la embajada siria. Dijo que la sede diplomática no está tomando ninguna otra medida y declinó comentar en torno a las afirmaciones estadounidenses.

Ford fue el primer embajador estadounidense en Siria desde 2005. El gobierno del presidente George W. Bush retiró a un embajador de tiempo completo de ese país bajo el argumento de que el gobierno en Damasco estaba involucrado en actividades terroristas y en el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri. Siria ha rechazado esas acusaciones.

El gobierno de Barack Obama decidió volver a enviar un embajador a Siria anteriormente este año en un esfuerzo por convencer al país a que modifique sus políticas con relación a Israel, Líbano e Irak y en torno al respaldo de grupos extremistas. El Departamento de Estado considera a Siria un "estado que patrocina el terrorismo".

Aunque algunos republicanos del Congreso criticaron el nombramiento de Ford en enero, cuando el Senado no estaba sesionando, el diplomático se ha ganado elogios dentro del gobierno y más allá por su determinación para entrevistarse con los líderes de la oposición siria en un ambiente hostil y por las duras críticas que ha hecho a la brutal respuesta del régimen de Assad a las manifestaciones masivas.

___

Los periodistas de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut y Albert Aji en Damasco contribuyeron con este despacho.