Varias de las personas que lucharon junto al reverendo Fred Shuttlesworth durante las palizas y atentados que sufrieron en la era de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos estuvieron el lunes entre los centenares de dolientes que recordaron su legado en la ciudad, por la que él peleó para liberar de la segregación racial.

El congresista John Lewis, oriundo de Alabama, trabajó con el Comité Estudiantil de Coordinación No Violenta durante el movimiento de los derechos civiles. Lewis recordó un encuentro con Shuttlesworth en mayo de 1961 durante las Caravanas de la Libertad.

Lewis dijo que Shuttlesworth fue "uno de los padres fundadores del nuevo Estados Unidos", que arriesgó su cuerpo para poner fin a la segregación y la discriminación racial.

"El miedo, el miedo real, dominaba el aire, no sólo en Birmingham, sino en todo el sur de Estados Unidos", dijo Lewis. "Birmingham es diferente hoy. Alabama es diferente. Estados Unidos es diferente, gracias a este hombre que ha fallecido".

La energía y la fe de Shuttlesworth atrajeron atención internacional a la brutalidad de la discriminación legalizada en el sur. Tras la campaña de 1963 en Birmingham, Shuttlesworth continuó batallando durante décadas contra la injusticia racial en la ciudad, incluso tras mudarse a Cincinnati.

Shuttlesworth falleció el 5 de octubre. Su funeral siguió a un servicio memorial realizado el domingo en su honor. Miembros de la familia del reverendo Martin Luther King Jr. asistieron, junto con los reverendos Joseph Lowery, Andrew Young y Jesse Jackson y la viuda del reverendo Ralph David Abernathy.

El gobernador republicano Robert Bentley habló francamente sobre sus propias experiencias con la segregación, como joven blanco en el condado Shelby y más adelante como estudiante en la Universidad de Alabama.

"No podía imaginarme entonces que yo iba a estar aquí, en espíritu de gratitud, como gobernador, para honrar a un hombre que encabezó la lucha por el cambio", dijo Bentley.

___

Errin Haines tiene su cuenta de Twitter en www.twitter.com/emarvelous