Los presidentes de Centroamérica se reunirán el martes en El Salvador para evaluar los daños provocados por las intensas lluvias que recientemente azotaron la región y analizar acciones para la reconstrucción.

La reunión fue convocada por el presidente salvadoreño Mauricio Funes y han confirmado su participación sus colegas Alvaro Colom de Guatemala y Porfirio Lobo de Honduras.

Los tres países fueron los más afectados por un reciente fenómeno climático que se extendió por 10 días y dejó más de un centenar de muertos, miles de damnificados y millonarios pérdidas económicas.

La presidencia salvadoreña informó el lunes en un comunicado que Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Belice y República Dominicana, que junto a los países afectados integran el Sistema de Integración Centroamericana, participarán con representantes designados por sus respectivos gobiernos.

Se explicó que la reunión tiene como propósito fundamental que los países compartan la información sobre los daños causados por las lluvias y "discutir una estrategia conjunta de cara a la convocatoria de un Grupo Consultivo, donde se pueda atraer fondos de cooperación para reconstruir la región".

Funes ha dicho que quiere reunir en el país a la comunidad de cooperantes internacionales "para presentarles el impacto que las lluvias han tenido en toda Centroamérica, y solicitar la ayuda que nos permita atender las necesidades de rehabilitación y reconstrucción a la mayor brevedad".

En El Salvador, equipos técnicos trabajan en el terreno registrando los daños, por lo que el gobierno espera presentar el informe de las pérdidas en distintos rubros en los próximos días.

El Salvador es el país de la región más afectado por las lluvias en la región centroamericana, con récord histórico de lluvias que han dejado más vulnerable al país, dañando las carreteras donde cientos de trabajadores remueven los toneladas de escombros y las extensas inundaciones han destruido más del 70% de la cosecha agrícola.

El ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, informó que en diez días de lluvias se rompió el récord histórico de lluvias acumuladas al alcanzar los 1.513 milímetros, sobrepasando a la cifra registrada con el huracán Mitch (1998), calificado o como uno de los eventos meteorológicos más destructivos de la década que llegó a 861 milímetros.

Entretanto la tormenta tropical Rina se formó en las primeras horas del lunes en el Mar Caribe, frente a las costas de Honduras y Nicaragua y comenzó a ganar fuerza rápidamente y ya tiene categoría de huracán, pero se está alejando de la región.

El Guatemala, Honduras y El Salvador las autoridades dijeron que no espera que el huracán Rina toque tierra.

"Se aleja cada vez más del territorio hondureño, tras comenzar a azotar en la medianoche a Honduras", dijo Francisco Argeñal, vocero del Servicio Meteorológico Nacional de Honduras. "Y ya no representa peligro".

Indico que el fenómeno solo dejará lluvias y vientos en la costa atlántica de Honduras, especialmente en las provincias norteñas de Islas de la Bahía, Colón, Atlántida y Gracias a Dios, "pero los vientos no serán muy fuerte".

Entretanto en el ministerio de Medio Ambiente y Recurso Naturales de El Salvador informó que "por el momento (Rina) no afecta El Salvador, ya que una cuña de alta presión, la frena, (y) lo que hace es desplazar nubosidad hacia nuestro territorio, por lo que no se descartan lluvias y chubascos aislados sobre el país, con énfasis al norte, oriente y zona paracentral".

En el caso de Guatemala, las autoridades están monitoreando el desplazamiento de Rina, pero ya dijeron que no esperan que toque el país.