El ministro israelí de Relaciones Exteriores dijo el lunes que el presidente palestino Mahmud Abbas es un "obstáculo" para la paz y que espera que renuncie pronto.

Los comentarios de Avigdor Lieberman obtuvieron una respuesta colérica de los palestinos, quienes lo acusaron de convocar a un asesinato y solicitaron a Estados Unidos y la Unión Europea que intervengan.

En una sesión informativa con reporteros, Lieberman atacó verbalmente al líder palestino diciendo que Abbas ha estado conduciendo una campaña para deslegitimar internacionalmente a Israel y que se ha convertido en "obstáculo que tiene que ser removido".

Abbas está encabezando una ofensiva para que la Organización de las Naciones Unidas reconozca a un Estado palestino. El lunes, su enviado instó al organismo mundial a no demorar en decidir sobre la solicitud palestina. Israel y Estados Unidos se oponen ferozmente a ésta, diciendo que la independencia sólo puede ser alcanzada a través de negociaciones.

Las negociaciones de paz han estado mayormente congeladas durante más de dos años. La interrupción más reciente fue debido al asunto de la construcción de asentamientos judíos.

En el pasado, Abbas ha amenazado reiteradamente con renunciar si no hay un avance en los esfuerzos de paz. Lieberman le pidió que cumpliera su amenaza.

"¿El ha estado amenazando con devolver las llaves y renunciar? Esa no sería una amenaza, sino una bendición, y deseo que lo haga finalmente", comentó Lieberman. "Quienquiera que venga después de él será mejor ... no hay carencia de palestinos que estudiaron en Occidente; gente educada con valores occidentales con quienes podemos hablar", agregó.

Lieberman dijo que a pesar de la imagen moderada de Abbas, él ha dado el nombre de terroristas a plazas públicas, ha entregado dinero a asesinos que fueron liberados en el cambio de prisioneros de la semana pasada y ha pedido un Estado palestino libre de judíos.