Expertos en la materia comenzaron hoy una reunión en Miami para debatir sobre cómo crear modelos de gestión integral de riesgos en las entidades financieras que operan en América que ayuden a evitar, o mitigar, crisis como la desatada en 2008 y que aún afecta a la economía mundial.

"El mundo ha cambiado para los bancos y el desafío es que siguen cambiando muy rápidamente. Estamos en un mundo muy dinámico y cuando creemos que hemos completado la tarea nos damos cuenta de que todo ha evolucionado aún más", explicó a Efe Paul Koch, presidente de la Conferencia de Gestión de Riesgo para las Américas.

Esta reunión entre banqueros, reguladores y expertos de Estados Unidos y Latinoamérica, principalmente, ha sido organizada por primera vez por la Asociación de Bancos Internacionales de Florida (FIBA), bajo el auspicio de la Federación latinoamericana de Bancos (FELABAN).

Según Koch, la gestión de riesgos es un desafío para los bancos y para el conjunto de las empresas, aunque, "como resultado de la crisis, hay un creciente esfuerzo colectivo para limitar la capacidad de las entidades financieras de asumir demasiados riesgos".

Para ello deben "estar más capitalizadas -lo suficiente como para poder asumir las pérdidas no esperadas-, tener políticas más definidas y contar con mejores programas de capacitación para su personal".

"Si algo hemos aprendido desde la caída de Lehman Brothers (en septiembre de 2008) es que se necesita un sistema de gestión de riesgos integrado", añadió Koch, consejero delegado de la consultora Altasol Risk Management.

Tres años más tarde, y después de haber pagado una factura social "muy alta" a causa del gran número de empleos perdidos, la banca tiene ahora mejores procesos de gestión de riesgo que antes de la crisis bancaria mundial que casi colapsó el sector, según Koch, quien sin embargo cree que "aún queda mucho trabajo que hacer".

En su opinión, es fundamental que toda empresa y toda entidad financiera cuente con "una gerencia que pueda estudiar los riesgos en todas las unidades de negocio de la compañía".

"Esta conferencia está pensada para bancos que están lidiando con riesgos regionales e internacionales en un entorno que cambia muy rápidamente. Aquí se intercambian prácticas para que el sector financiero pueda tener éxito, porque es el eje del crecimiento económico", explicó Koch, convencido de que "estamos entrando en una nueva etapa de más regulación para todos".

A su juicio, la gestión de riesgos tiene que ser bien definida, integrando la información y gestión de riesgos en todas las unidades de negocio de la organización, y debe incluir un completo modelo de administración que considere el capital, el balance financiero y la financiación para la gestión de negocios clave y los riesgos regulatorios.

"La gestión del riesgo no es la misma tras la crisis bancaria global. Esta parte del negocio debe ser revisada en muchas instituciones financieras. El reto es traducir este objetivo de la organización en acciones concretas para cumplir las nuevas normas emergentes", según explicó Dietmar Serbee, consultor de PwC y uno de los ponentes de la reunión.