Dos funcionarios chinos fueron encarcelados por filtrar crucial información económica que puede alterar los mercados bursátiles mundiales, una violación que generó una serie de medidas gubernamentales para endurecer la confidencialidad, indicaron las autoridades el lunes.

Las filtraciones avergonzaron al gobierno de Beijing, que maneja como confidencial una variedad inusualmente amplia de información financiera y lucha por evitar el mal uso que le dan los funcionarios en medio de un intenso interés por la segunda más grande economía del mundo. Varias personas, entre ellas empresarios, han sido detenidas bajo leyes de secretos de Estado por obtener o revelar información comercial que es considerada pública o secretos comerciales en otras regiones.

Los dos funcionarios del banco central y de la agencia de estadísticas de China fueron sentenciados por proporcionar a empleados de firmas bursátiles detalles de nueve indicadores, incluyendo inflación, crecimiento económico y ventas al por menor antes de su publicación oficial, durante un periodo de 18 meses que terminó en enero de 2011, dijo el fiscal Li Zhongcheng.

Tal información sobre la creciente economía de China es seguida detenidamente por inversionistas globales y puede causar oscilaciones en el mercado bursátil y en los precios de los bonos una vez dados a conocer, lo que permite que quienes cuenten con información por adelantado generan ganancias.

"Ellos han causado enormes pérdidas de los intereses de la economía, la nación y el pueblo", dijo Li durante una conferencia de prensa.

Otros gobiernos también restringen el acceso a la información sobre inflación y otros aspectos económicos antes de que se emita.