La sorpresa de la séptima jornada de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) la dieron los Chiefs de Kansas City al apisonar a domicilio por 0-28 a los Raiders de Oakland.

La defensa fue la clave que permitió a los Chiefs (3-3) conseguir su tercer triunfo consecutivo de la temporada en el choque de equipos de la División Oeste de la Conferencia Americana. Antes había enlazado tres partidos con derrotas.

Los defensivos Kendrick Lewis y Brandon Flowers regresaron interceptaciones para sendos 'touchdowns' decisivos para el triunfo.

Lewis y Flowers dieron vida a la defensa de los Chiefs al regresar interceptaciones de 59 y 58 yardas al equipo de Kansas City.

El mariscal de campo de los Chiefs, Matt Cassell, completó 15 de 30 envíos para 161 yardas con dos interceptaciones, sin que fuese factor ganador para su equipo.

No estuvo mejor el mariscal de campo Kyle Boller, que salió como reserva para los Raiders, al no estar todavía en forma el veterano y estelar Carson Palmer, el último fichaje del equipo de Oakland, que inició el partido, pero demostró que no está en forma ni familiarizado con sus nuevos compañeros.

Palmer completó sólo ocho de 21 pases para 116 yardas y también le interceptaron tres ovoides, lo que motivo que el entrenador en jefe de los Raiders Hue Jackson tuviese que decidirse por Boller.

El mariscal de campo del equipo de Oakland fue el primero en 13 años al que le hacen tres interceptaciones en la primera parte de un partido de la temporada regular.

Los Raiders con la derrota bajaron su marca a 4-3 y perdieron una gran oportunidad de haberse puestos líderes en la División Oeste de la AFC después que los Chargers de San Diego (4-2) perdieron por 27-21 ante los Jets de Nueva York.