El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, encabezará los encuentros de jefes de Estado y de Gobierno de los países del euro hasta mayo de 2012, cuando se renovará su mandato por otros dos años y medio o se designará a un sustituto.

Los líderes de la Unión Europea (UE) dieron hoy su respaldo a esta decisión en una jornada en la que se hizo especial hincapié -a petición del Reino Unido, Suecia y República Checa- en que las cuestiones de la zona del euro, a la que sólo pertenecen 17 estados miembros, sean discutidas con todos los socios comunitarios porque tienen repercusiones también para sus intereses.

La nueva función de Van Rompuy (un cargo independiente del que ocupa el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, como presidente del Eurogrupo) implica coordinar los encuentros entre los líderes del euro y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que previsiblemente se celebrarán dos veces al año y en momentos claves del ciclo anual de la gobernanza económica.

Van Rompuy tendrá competencia para convocar reuniones adicionales de esta naturaleza, si es necesario, y también informará a los demás Estados miembros de las decisiones de los países que comparten la divisa única.

Asimismo, será previsiblemente consultado sobre el plan de trabajo del Eurogrupo y podrá pedir al presidente del mismo convocar una reunión de los ministros de Finanzas de los 17 países miembros.

El presidente de la cumbre de la eurozona podrá reunirse además regularmente, al menos una vez al mes, con los máximos responsables de la Comisión Europea, el Eurogrupo y el Banco Central Europeo (BCE).

En mayo de 2012 el Consejo Europeo elegirá a un sustituto para Van Rompuy o renovará su mandato por otros dos años y medio y lo mismo ocurrirá con su cargo al frente de los líderes del euro.

La UE decidió hoy también crear un "supercomisario" de Economía para coordinar las relaciones entre los veintisiete miembros de la UE y los diecisiete países del Eurogrupo, un cargo que desempeñará el actual comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, anunciaron fuentes comunitarias.

"La Comisión Europea será el garante entre los Veintisiete y los Diecisiete", afirmaron las fuentes.