Las fuertes lluvias de las últimas dos semanas y el desborde de los ríos han provocado serios daños en la red vial costarricense, que hasta hoy reporta un tránsito limitado en 112 carreteras de todo el país, según el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

En un total de 35 vías, incluido dos tramos de la Carretera Interamericana, el paso se mantiene completamente cerrado, mientras en otras 77 rutas el tránsito de vehículos es regulado, indicó el Conavi en un comunicado.

La región cuya infraestructura se ha visto más dañada es la provincia de Guanacaste (Pacífico norte), uno de los principales sitios turísticos del país, donde se mantiene cerrado el paso por 20 carreteras y caminos rurales debido al colapso de puentes y al desborde del río Tempisque y otros afluentes.

No obstante, desde ayer, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) mantiene una estricta vigilancia en la zona del Pacífico sur, donde evacuó a 135 personas por el desbordamiento de varios ríos y donde el paso por la Interamericana está cerrado.

La CNE informó además de que la mayoría de las casi mil personas que se mantenían en albergues en Guanacaste han retornado ya a sus hogares, pues las lluvias han disminuido su intensidad.

Las autoridades empezarán en los próximos días el recuento de los daños, pero la atención primaria de esta emergencia le ha costado al país ya más de dos millones de dólares.