Al menos tres personas murieron hoy en una serie de enfrentamientos entre los opositores y los leales al régimen del presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, informaron fuentes de ambos bandos.

Según un comunicado el Ministerio del Interior, dos mujeres murieron en la capital a causa de disparos de artillería de las milicias opositoras contra las fuerzas del orden.

Por otra parte, en la ciudad costera de Al Hudaida, situada en el oeste de Yemen, los opositores denunciaron que una persona falleció y otras cinco resultaron heridas por disparos de francotiradores durante una manifestación que exigía la renuncia de Saleh.

La nueva jornada de violencia se produce después de que el sábado al menos diez personas perdieran la vida en Saná en combates librados entre la Guardia Republicana, leal a Saleh, y militares desertores y milicianos tribales.

Las fuerzas gubernamentales mantienen desde hace meses violentos combates contra tribus rivales opuestas al presidente y soldados disidentes que se han sumado a la revuelta popular que pide la renuncia de Saleh desde el pasado 27 de enero y que se ha cobrado la vida de centenares de personas.