Ecuador entregó oficialmente la corona del fútbol panamericano al empatar el domingo 1-1 con Trinidad y Tobago y quedar eliminado de la competencia en Guadalajara.

Michael Quiñónez adelantó a los ecuatorianos a los 17 minutos, pero Trevin Casear igualó a los 69 por los trinitarios.

Ecuador se despidió con apenas un punto en tres partidos por el Grupo A, para ceder el título que conquistó hace cuatro años en Río de Janeiro.

Mexicanos y uruguayos jugaban más tarde por el mismo sector.