Nicaragua continúa hoy en alerta máxima ante la amenaza de un centro de baja presión que tiene "rasgos de peligrosidad", un movimiento errático y podría evolucionar con rapidez en el Caribe de este país, donde 153.000 personas serían afectadas.

El subdirector del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Jorge Castro, dijo hoy a medios oficiales que el fenómeno climatológico tiene un 60 % de posibilidades de convertirse en un ciclón tropical, está ubicado a 160 kilómetros al este del Cabo Gracias a Dios, fronterizo con Honduras, y se desliza hacia el noroeste.

El centro de baja presión, que no ha provocado víctimas mortales, "mantiene sus rasgos de peligrosidad, el riesgo no ha desaparecido y puede tener un desarrollo rápido", advirtió Castro.

El Ineter, además, dio a conocer hoy que sigue aumentando el nivel de las aguas en los lagos de Managua y Cocibolca, en el Pacífico del país, debido a los caudales subterráneos que dejaron las lluvias de los últimos días.

Las autoridades de Nicaragua registran 36 muertes durante la temporada lluviosa que comenzó el 21 de mayo pasado.

Las autoridades nicaragüenses esperan que el nuevo fenómeno azote a la Región Autónoma del Atántico Norte (RAAN), Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) y a las zonas del norte y centro del país.

El Ineter reiteró hoy al Ejecutivo la necesidad de mantener todas las medidas de defensa y prevención ante el peligro representado por el centro de baja presión.

El funcionario añadió que de internarse ese centro de baja presión en el Golfo de Honduras podría provocar nuevas lluvias en el Pacífico nicaragüense, región en la que intensas precipitaciones han dejado desde el pasado 11 de octubre 16 muertes y 18 lesionados, así como 148.530 personas afectadas.

Por su parte, el delegado presidencial para el Caribe nicaragüense, Lumberto Campbell, informó hoy a medios oficiales de que empezaron a evacuar a cientos de familias en las localidades del Cabo Gracias a Dios y Bihmuna, en la RAAN.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dio a conocer anoche en un acto oficial que permanecen en "alta disposición" de servicio en todo el territorio un total de 14.582 médicos (incluyendo 189 cubanos), 4.000 oficiales de la Policía, 1.360 miembros del Ejército y 653 efectivos de otros cuerpos de socorro.