Las fuerzas afganas e internacionales mataron o capturaron a cerca de 200 insurgentes en dos operaciones militares en el este de Afganistán, informó el lunes la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en la provincia de Paktiya, en la región oriental afgana donde es muy activa la red de milicianos Haqqani que habita en la vecina Pakistán

El brigadier general alemán Carsten Jacobson, un vocero de la coalición encabezada por Estados Unidos en Afganistán, dijo el lunes a reporteros que las operaciones duraron aproximadamente una semana y fueron lideradas por las fuerzas de seguridad afganas con el apoyo de las tropas de la coalición. Estaban encaminadas a desmantelar grupos de combatientes, entre ellos la red Haqqani, afiliada a al-Qaida y al Talibán.

Jacobson agregó que al menos 20 insurgentes con vínculos con Haqqani se encontraban entre los muertos o detenidos en el operativo realizado en provincias al sur de Kabul, en lugares circunvecinos de la capital y en el este de Afganistán.

Las fuerzas también incautaron más de 400 kilogramos de explosivos, armas, municiones y computadoras.

Cerca de la mitad de los combatientes de Haqqani fueron identificados como líderes del grupo y la otra mitad son fabricantes de artefactos explosivos o personas que ayudan a los milicianos de varias maneras, como en la distribución de armas y suministros, dirigiendo casas de seguridad o preparando zonas de ataque.

"El retiro de líderes de nivel medio de la célula con su pericia y liderazgo ha trastocado las operaciones insurgentes de forma significante y degrada la capacidad de la red Haqqani para coordinar y ejecutar futuros ataques en contra de una fuerza de equipo combinada y del pueblo de Afganistán", dijo Jacobson.

Los dos operativos han terminado, pero la coalición continúa las labores por desarmar la red Haqqani, agregó.

La coalición encabezada por Estados Unidos dijo que las fuerzas afganas e internacionales pidieron el domingo una incursión aérea contra los milicianos en el distrito de Wuza Jadran en la provincia de Paktiya. Indicó que el objetivo de la operación era el grupo armado Haqqani que operan en el área y varios insurgentes murieron en el ataque, pero no indicó cuántos.

La OTAN intensificó sus operaciones en el este de Afganistán, con énfasis en la frontera con Pakistán. Los milicianos de Haqqani, vinculados a al-Qaida y al Talibán, usan a Pakistán para ocultarse a la vez que atacan a las tropas internacionales. Estados Unidos y Afganistán han instado a Islamabad a tomar medidas contra los milicianos.

Si bien la red Haqqani tiene sede en Pakistán, opera primordialmente en las provincias de Paktia, Paktika y Khost y es responsable de la mayoría de los ataques de alto impacto recientes en la capital afgana.

"Haqqani no es solamente una organización terrorista, sino un clan familiar, una red de patrocinio criminal y una organización terrorista", dijo Jacobson. Indicó que el Haqqani pretende tener el máximo control sobre el este de Afganistán y el acceso a Kabul desde el sur.