El presidente Felipe Calderón firmó un decreto que aumenta la regulación de las guarderías infantiles, dos años después de que un incendio en uno de esos centros mató a 49 niños y dejó lesionados a otros 70 en el norte de México.

Calderón dijo que las nuevas reglas no permitirán que se establezcan guarderías a menos de 50 metros (yardas) de cualquier negocio o instalación que presente riesgos de incendio o de otro tipo.

Las reglas refuerzan la supervisión y exigen que las guarderías tengan planes para situaciones de emergencia y desastres. No prohíbe que haya guarderías concesionadas a particulares, pero requiere que se registren.

Calderón dijo el domingo que el decreto tiene como fin evitar que se repita la tragedia del 5 de junio del 2009 en la guardería ABC del estado de Sonora. El incendio en la estancia infantil comenzó en una bodega adyacente del gobierno estatal.