Los votantes latinos enfrentan una disyuntiva en las elecciones presidenciales de 2012: continuar apoyando al presidente Barack Obama, pese a la persistencia de una crisis económica que les afecta, o darle sus votos a los republicanos en momentos en que muchos de los precandidatos presidenciales del partido han adoptado una posición dura en el tema de la inmigración.

Obama comienza el lunes una gira de tres días por estados del oeste estadounidense, iniciando con una escala en Las Vegas. El presidente tratará de conseguir apoyo para su plan de empleos en un estado con el mayor índice de desempleos del país.

La gira se inicia en momentos en que el asunto de la inmigración se ha tornado más candente en la contienda republicana.

El empresario Herman Cain propuso recientemente una cerca electrificada a lo largo de la frontera con México que mataría a quienes intentasen cruzar ilegalmente.

Más adelante dijo que el comentario fue una broma y se disculpó. La representante Michele Bachman ha hablado del asunto de los "anchor babies" (bebés ancla), un término considerado ofensivo por muchas personas y que se refiere a los hijos nacidos en Estados Unidos de inmigrantes indocumentados.

El gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, ha sido criticado por rivales en su partido por una ley que permite que algunos inmigrantes indocumentados reciban matrícula en universidades estatales.

El ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney dijo que la mayoría de los empleos creados bajo el gobierno de Perry fueron para inmigrantes indocumentados. Perry a su vez criticó a Romney en el debate presidencial republicano en Las Vegas por contratar a una compañía de jardinería que empleó inmigrantes indocumentados.

Obama recibió dos terceras partes de los votos latinos en 2008, pero algunos de esos votantes se han sentido desilusionados en los últimos tres años por la continuación de crisis económica y el desempleo, que alcanza 11% entre los latinos. Otros critican el número de deportaciones bajo la presidencia de Obama y la falta de avances en una reforma de las leyes de inmigración.

Un sondeo reciente de Gallup mostró a Obama con una aprobación de 49% entre los electores latinos, comparado con aproximadamente 60% a inicios del año. Los votantes latinos pudieran resultar decisivos en los comicios de 2012, especialmente en estados disputados como la Florida, Nuevo México, Nevada y Colorado.

Obama ha dicho que su programa de empleos ayudaría a los latinos en la industria de construcción y proveería exenciones tributarias para pequeños negocios. En inmigración, el presidente ha concentrado las deportaciones en delincuentes violentos y llamó al Congreso a crear una vía para la naturalización de inmigrantes indocumentados.

Obama además ha buscado respaldo para una propuesta de ley que proveería una legalización de status a estudiantes universitarios y miembros de las fuerzas armadas traídos de niños al país.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino