Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea intentan hoy avanzar en la búsqueda de soluciones sobre la crisis de la deuda, como la recapitalización de los bancos y que las entidades asuman pérdidas mucho mayores de lo previsto hasta ahora en sus valores de deuda griega.

La cumbre intentará también reforzar el fondo de rescate de la zona euro a fin de impedir el riesgo de contagio a países como España e Italia, pero en Bruselas se insiste en que las medidas forman parte de un paquete que se aprobará en su conjunto.

La reunión tiene lugar después de que la maratoniana cadena de negociaciones del viernes y sábado en Bruselas lograra algunos avances notables, sobre todo un principio de acuerdo sobre la recapitalización de los bancos europeos.

Además, se ha avanzado también en pedir a los bancos que asuman pérdidas mayores en la deuda griega que el 21 % aceptado en julio y, aunque no ha trascendido una cifra oficial sobre la magnitud que tendrá que tener esa condonación por parte de sus acreedores, se baraja que podría ascender al 50 %.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, quien tampoco confirmó cifras, sí reconoció que la contribución del sector privado al segundo rescate de Grecia tendrá que ser "sustancialmente" mayor.

La canciller alemana, Angela Merkel, señaló al llegar a Bruselas en la noche del sábado que ha habido "importantes progresos", por lo que se mostró confiada en que la UE "alcanzará objetivos ambiciosos entre hoy y el próximo miércoles".

Durante el sábado, los ministros de Finanzas comunitarios alcanzaron un principio de acuerdo sobre la recapitalización de la banca europea, en virtud del cual se exigirá a las entidades sistémicas un ratio de capital de máxima calidad del 9 %, con lo que tendrán que reunir en torno a unos 100.000 millones de euros.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, llega a esta cumbre bajo presión, ya que hoy mantiene un desayuno previo con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien le insistirá en que emprenda más medidas para contener el déficit público.

La Comisión Europea ya había pedido el pasado viernes a Italia que pusiera en marcha con rapidez medidas más ambiciosas, y Berlusconi llega además tocado por los importantes problemas internos de su Gobierno.

Tras la cumbre de los líderes de los Veintisiete, que comienza a las 08.00 GMT, por la tarde habrá otra reunión de jefes de Estado y Gobierno de los diecisiete países de la zona euro, que volverán a verse en otra cumbre el miércoles por la tarde en Bruselas para aprobar formalmente las decisiones que se puedan acordar hoy.