El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró hoy que aún hay "gente muy peligrosa" en las filas de la Policía que subsiste como rezago de Gobiernos "represores" del pasado, al recordar la desaparición de dos hermanos colombianos ocurrida en 1988 tras ser detenidos por miembros de esa institución.

Hay un grupo minoritario de policías que ejerce una "feroz oposición" a los intentos de transformar ciertas prácticas ilegales en el interior de la institución, afirmó Correa en su habitual informe de los sábados.

Dijo que, a su criterio, esos elementos peligrosos provienen de la época del Gobierno del presidente socialcristiano ya fallecido León Febres Cordero (1984-1988), al que consideró uno de los regímenes más "represores" de la historia moderna del país.

"Todavía siguen esos verdugos, esos torturadores en la Policía nacional, ciertamente en minoría, pero gente muy peligrosa, herencia de la época socialcristiana, del garrote, del palo, de atropellar los derechos humanos", agregó el mandatario.

"¡Qué duro que es cambiar esto!", pero "vamos a cambiar esos sectores minoritarios de la Policía", añadió Correa.

Dijo que en la época del expresidente Febres Cordero se cometieron abusos contra los derechos humanos y recordó el caso de los jóvenes hermanos colombianos Santiago y Andrés Restrepo, desaparecidos desde enero de 1988 tras ser detenidos presuntamente por policías.

"Este caso no estará cerrado hasta que se sepa toda la verdad", afirmó Correa.

Varios jefes policiales en situación de retiro y en activo han sido imputados en este caso, cuya investigación fue reabierta tras la reciente presentación de un documental realizado por la hermana menor de los jóvenes, la periodista y cineasta María Fernanda Restrepo.

La reapertura de este caso generó hoy un intenso rumor sobre la supuesta dimisión del comandante de la Policía, Patricio Franco, versión que circuló por la red social Twitter, pero que fue desmentida por esa misma vía por el ministro del Interior, José Serrano, según informó el diario El Comercio en su web.

Correa también señaló que a esa "gente peligrosa" de la Policía le crispa el hecho de que se haya reunido recientemente con exmilitantes de un grupo subversivo ya desmovilizado y que ahora se dedican a realizar acciones de servicio a la comunidad.

El mandatario se refirió a una conversación que mantuvo esta semana con exdirigentes del grupo "Alfaro Vive", que surgió durante el Gobierno de Febres-Cordero, pero que dejó las armas después de terminar ese periodo.