Un artefacto de mediano poder detonó hoy en la sede de la campaña del candidato a la alcaldía del municipio colombiano de Miranda, suroeste del país, Walter Zúñiga, y otro fue desactivado frente a la casa del mismo aspirante, informaron las autoridades.

La detonación del artefacto en la sede de la campaña no dejó víctimas mortales ni heridos, pero sí enormes destrozos materiales, precisaron fuentes del Partido Social de la Unidad Nacional (de la U) al que pertenece Zúñiga.

El artefacto detonó en la madrugada de este sábado y rompió la tranquilidad en el centro de Miranda, según la Policía de ese municipio del departamento del Cauca.

El mismo Zúñiga confirmó a periodistas que artificieros desactivaron el segundo artefacto abandonado en la entrada de su casa en la misma localidad.

El candidato reveló a periodistas que desde hace una semana las autoridades le reforzaron su seguridad ante amenazas recibidas.

Aunque ninguna autoridad ha atribuido el atentado a organización alguna, el senador Roy Barreras, también del Partido de la U, señaló que "las elecciones en el suroccidente del país se están adelantando en medio del fuego cruzado del terrorismo de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y las Bacrim" (bandas criminales).

Barreras pidió al Gobierno, en una declaración pública tras el atentado contra Zúñiga, "toda la protección para la democracia".

Añadió que pedía "a los ciudadanos, toda la participación, y a las FARC, respetar la movilización democrática del pueblo colombiano".

En lo que va de año en Colombia un total de 38 de los candidatos y personas vinculadas con la campaña electoral fueron asesinados, según la Misión de Observación Electoral (MOE, privada).

Algo más de 32 millones de colombianos están habilitados para sufragar en los comicios del próximo 30 de octubre, en los se escogerá a alcaldes y concejales para 1.102 municipios, así como gobernadores y diputados (legisladores regionales) para 32 departamentos.