El precandidato presidencial republicano Herman Cain está aprendiendo a las duras lo que significa ser sometido al escrutinio nacional.

Tras atraer inicialmente a los republicanos deseosos de una alternativa a Mitt Romney, el aspirante a la postulación presidencial por el Partido Republicano ha dado varios traspiés que impulsaron a algunos a preguntarse si él está preparado para la Casa Blanca.

El empresario de Georgia ha acaparado la atención de los medios informativos en Estados Unidos desde que los sondeos lo han puesto a la cabeza de la postulación republicana, pero en ocasiones Cain ha dado la impresión de no estar preparado. En la última semana:

— Sugirió que se erija una valla electrificada a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México para matar a los inmigrantes que intenten entrar sin la documentación debida. Posteriormente Caín dijo que fue un chiste y se disculpó profusamente ante quienes pudieran haberse sentido ofendidos.

— Dijo que negociaría la liberación de los estadounidenses en manos de terroristas, para dar luego marcha atrás e indicar que malentendió la pregunta.

— Tuvo una posición confusa en el tema del aborto, indicando a la cadena CNN que, aunque se opone a esa práctica, "el gobierno no debería intentar decir a la gente todo lo que debe hacer, especialmente a la hora de decisiones sociales que deben hacer". Posteriormente emitió una declaración reiterando su oposición al aborto.

— Ante las acusaciones de que su plan económico 9-9-9 obligará a la mayoría de los estadounidenses a pagar más impuestos, enmendó el plan para excluir a los más pobres y permitir ciertas deducciones. Los partidarios del plan original de Cain ensalzaron su simpleza, pero la adopción de exenciones podría minar ese respaldo.

Pese a todo, Cain no se ha amilanado. Atribuye sus contradicciones a la velocidad de la campaña electoral.

"En dos casos ... me equivoqué debido al ritmo de la entrevista. No lo considero un cambio de posición. Preferí dar marcha atrás y explicar a la gente lo que verdaderamente quise decir", dijo Cain el viernes durante un discurso en Detroit sobre su plan económico.

"No es un mensaje confuso. Demuestra solamente que estoy dispuesto a corregirme ... De hecho, debo corregirme en beneficio de la claridad. Eso es lo que intento lograr", aseguró.

Para los republicanos que siguen buscando un candidato al que respaldar, su accidentada actuación en el escenario nacional ha reforzado la impresión de que Cain — quien nunca ocupó cargo alguno salido de las urnas — no está preparado para un cargo político tan importante.

___

El periodista de The Associated Press Philip Elliott contribuyó a este despacho desde Detroit.

___

Shannon McCaffrey tiene su cuenta de Twitter en: www.twitter.com/smccaffrey13