Aunque con algunos apuros frente a rivales más débiles en el papel, Argentina y Cuba triunfaron el sábado en sus respectivos encuentros en el hockey sobre césped de los Juegos Panamericanos, para compartir la punta del Grupo B, con seis puntos cada uno.

Argentina se impuso 2-0 a Estados Unidos y Cuba superó 2-1 a México. Los dos conjuntos norteamericanos quedaron eliminados de la contienda por las medallas en Guadalajara 2011, sin triunfos y con dos derrotas en el certamen.

Ignacio Bergner y Juan Martín López anotaron los tantos del seleccionado albiceleste, que sufrió para abrir el cerrojo que había puesto en la puerta la defensiva estadounidense. El tanto inicial llegó en el último minuto del primer tiempo y el segundo a los 18 del complemento.

"Lo fuerte fue haber defendido bien y haber resuelto bien las pérdidas de pelota que nos generaron contragolpes", destacó el técnico argentino Pablo Lombi.

Cuba sufrió también frente a México, que incluso se puso en ventaja a los 18 minutos, mediante un tanto de Francisco Aguilar. Sin embargo, el equipo de la isla reaccionó a 10 minutos de que concluyera el primer tiempo, con un gol de Darián Valero.

Apenas a los tres minutos de la segunda mitad, Heriberto Sarduy hizo el tanto de la victoria.

"Les quitamos la pelota 70 veces, llegamos a su área 24 ocasiones y no pudimos meterla", lamentó el entrenador de los mexicanos Arsenio López. "O sabes anotar o de repente te tiemblan las piernas, y que no te tiemblen sólo se logra cuando tienes muchos partidos internacionales. Nos falta aprender a definir".

Su colega cubano Tomás Viscaíno reconoció el esfuerzo de sus rivales.

"Una felicitación a la selección mexicana, que nos dio mucha pelea y nos costó trabajo salir a atacar", dijo Viscaíno al servicio informativo oficial de los juegos. "Son un gran equipo".

En el Grupo A, Canadá quedó como líder absoluto, al doblegar 4-0 a Chile, con tres goles de Scott Tupper y otro de Robert Short.

El equipo canadiense llegó a seis puntos, mientras que Chile se quedó en tres, empatado con Trinidad y Tobago, que apabulló 11-1 a Barbados.