Brasil completó el sábado una barrida en el voleibol de playa de los Juegos Panamericanos con el triunfo Alison Ceruti y Emanuel Rego sobre los venezolanos Igor Hernández y Farid Mussa en la final de la rama masculina.

Ceruti y Rego se impusieron 21-17, 21-12.

Las brasileñas Juliana Silva y Larissa Franca ganaron el viernes el oro en la rama femenina.

Los argentinos Santiago Etchegaray y Pablo Suárez se adjudicaron la medalla de bronce al derrotar 14-21, 21-19, 15-11 a los mexicanos Aldo Miramontes y Juan Ramón Virgen.

"Si nos hubieran dicho al salir de Argentina que íbamos a conseguir medalla lo firmábamos de inmediato", comentó Suárez. "De verdad que es algo increíble, imaginarnos que íbamos estar entre los tres mejores de América era algo impensable".

En cambio, la dupla azteca se mostró decepcionada. Tal como les ocurrió la víspera a las mujeres en la final con Brasil, los hombres tuvieron ventaja en su encuentro por el bronce y la perdieron en forma increíble.

"Quién sabe qué nos habrá pasado; se puede decir que nos confiamos o que tuvimos un mal juego pero así es esto", dijo Virgen. "De estar casi con la victoria en las manos, perdimos en esta ocasión".

A diferencia de las mexicanas Bibiana Candelas y Mayra García, Virgen y Miramontes no tuvieron medalla alguna para conformarse.