Miles de musulmanes de Malasia protestaron el sábado contra lo que describieron como proselitismo cristiano, una manifestación que refleja el incremento de las tensiones en Malasia, de mayoría islámica, en antelación a los comicios previstos para el año entrante.

La protesta, que tuvo el respaldo de 24 grupos islámicos, pretende la unión de los musulmanes en la defensa de su fe, dijo el presidente organizador de la reunión, Yusri Mohamed.

La ley prohibe a los musulmanes cambiar de religión en Malasia. Quien intente la conversión de los musulmanes afronta la pena de prisión.

Las autoridades islámicas inspeccionaron en agosto una comida en una iglesia metodista, a la que asistieron musulmanes. El acto suscitó preocupaciones de que la iglesia hacía evangelización, pero los organizadores lo negaron de inmediato.

En Malasia, quienes no son musulmanes son principalmente cristianos, budistas e hindúes. Algunos de los practicantes de esos cultos acusan a las autoridades de discriminación.