La ofensiva de las fuerzas de seguridad sirias causó hoy la muerte de al menos cinco civiles, tres de ellos en la ciudad central de Homs, una de las zonas más castigadas por la represión del régimen de Damasco, según los grupos opositores.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos indicó que en Homs una persona murió en el barrio de Al Qusur durante una operación de las fuerzas de seguridad y que otra falleció en el barrio de Achida por disparos de francotiradores.

Además, un tercer civil pereció por las heridas sufridas ayer durante las multitudinarias protestas convocadas contra el régimen de Bachar al Asad, que no dudo en reprimir las marchas y solo en Homs causó la muerte de cerca de veinte personas.

En la provincia de Homs, uno de los principales enclaves opositores, han muerto desde este mes 114 civiles y las fuerzas del orden han detenido a más de 2100 personas, según los datos facilitados hoy por el Observatorio.

Mientras, los Comités de Coordinación Local informaron de la muerte de un joven en la localidad de Al Bara, en Idleb, en combates entre el ejército y supuestos soldados desertores.

El grupo opositor también documentó el fallecimiento de una persona en Kafr Batna, en los alrededores de Damasco.

Esta localidad y otras cercanas como Zalamaka, Jamuriya, Saqba y Arbin han sido escenario hoy de un gran despliegue militar y de una amplia campaña de arrestos que ha dejado decenas de detenidos.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que se han cobrado la vida de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.