Pescadores hallaron el sábado el cuerpo de una turista alemana que había sido arrastrado al mar por las aguas de un río de la región norte de Honduras, informaron las autoridades.

El cadáver de Sigfrid Hellmann, de 51 años, estaba tirado en una playa cercana a Puerto Castilla, a unos 600 kilómetros al norte de Tegucigalpa. Ella había llegado dos días antes a la zona a visitar a unos amigos europeos.

"Las corrientes marinas trasladaron el cuerpo a más de cuatro kilómetros de distancia de donde las aguas arrastraron el vehículo todoterreno en que ella viajaba con tres acompañantes en medio de una tormenta", dijo a la AP el vocero de los bomberos de Trujillo, Dennis Contreras.

Trujillo está al sur de Puerto Castilla y entre ambas ciudades hay una bahía en el Caribe.

La fuerza de las aguas del río Grande volcó el viernes el vehículo en que iba Hellmann y tres canadienses, dos mujeres y un hombre, y los lanzó a todos al agua. Sus acompañantes nadaron a la orilla, pero ella no logró hacerlo.

Según Contreras, un lugareño le tendió sus manos y la agarró, pero ella se soltó y la corriente la arrastró al mar, y luego a Puerto Castilla.

Hellmann visitaba la comunidad de Santa Fe, a cinco kilómetros al oeste de Trujillo, y Los bomberos y la policía la buscaron desde el momento en que ocurrió el accidente en la carretera de tierra que comunica las dos poblaciones.

Honduras es azotada desde hace diez días por intensas lluvias que hasta ahora han dejado 19 muertos, más de 70.000 afectados y centenares de viviendas dañadas y destruidas.