La misión de observación electoral de la Unión Europea (UE) en Nicaragua desplegó hoy a un equipo de 26 observadores en las provincias del país para dar seguimiento a la organización de los comicios generales del 6 de noviembre próximo.

Esa delegación de 26 observadores arribó a Nicaragua el pasado miércoles, informó en un comunicado la portavoz de la misión europea, Celeste Mackenzie.

Explicó que desde el pasado 12 de octubre se encuentra en este país el equipo directivo de los vigilantes electorales, integrado por 10 expertos y encabezado por el eurodiputado español Luis Yáñez.

Además, el próximo 29 de octubre llegarán a Nicaragua otros 40 observadores europeos.

Europa observará los comicios nicaragüenses con una delegación de 90 personas provenientes de 28 países y destacan 10 expertos electorales, 66 observadores y 7 parlamentarios europeos.

La misión precisó que "seguirán el proceso electoral en su totalidad a la luz del marco jurídico nicaragüense y de los compromisos, normas y principios internacionales aceptados por Nicaragua".

Yáñez, eurodiputado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dijo el pasado jueves en rueda de prensa que el 8 de noviembre emitirán un informe preliminar sobres los comicios nicaragüenses y tres meses más tarde divulgarán sus conclusiones definitivas.

El jefe de la delegación europea pidió a las autoridades nicaragüenses "resolver lo más pronto posible" las "incertidumbres" que generan las elecciones, en las que el presidente del país, Daniel Ortega buscará su reelección.

Precisó que esas "incertidumbres" son la posibilidad de inhibir a candidatos a cargos de elección popular y la no entrega de miles de cédulas de identidad, imprescindibles para votar.

Además, cuestionó la "obvia composición partidista" del Consejo Supremo Electoral (CSE) y recordó que la Unión Europea recomendó a Nicaragua desde el año 2006 cambiar ese sistema.

El CSE está compuesto por nueve jueces, entre sandinistas afines a Ortega y liberales vinculados al exmandatario Arnoldo Alemán, candidato a la Presidencia por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y tercero en la intención de votos.

Ortega es el favorito para ganar los comicios nicaragüenses y aspira a continuar en el poder pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata que, sin embargo, fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

En las elecciones del 6 de noviembre unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir al presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.