Un joven de Tenesí fue sentenciado el viernes a 27 años de prisión por matar a su bebé porque lo molestó mientras jugaba videojuegos.

Andrew Keith Johnston, de 19 años, se declaró culpable el lunes de asesinato en segundo grado por la muerte de su hijo de un mes William, en octubre de 2010.

Mike Randles, asistente del fiscal de distrito, dijo que Johnston entregó una declaración escrita donde dice que se enojó cuando el bebé estaba llorando en su moisés, interfiriendo con el videojuego de Johnston, reportó el diario The Shelbyville Times-Gazette.

El bebé sufrió una hemorragia cerebral y murió por sus heridas en un hospital una semana después. Un reporte de la autopsia señaló que William murió por un "golpe no accidental".

El fiscal dijo que Johnston confesó haber apretado y sacudido fuerte al niño.